Skip to main content
Fin del misterio: Comprobaron que no hay signos de vida en Venus

Fin del misterio: Comprobaron que no hay signos de vida en Venus

Un nuevo y exhaustivo análisis de la química de las nubes en Venus no ha revelado ninguno de los biomarcadores indicativos de vida metabolizadora de azufre en el aire.

Por ahora, eso significa que la cuestión de la vida detectable en las nubes de Venus está prácticamente respondida. Hasta que obtengamos nueva información, es probable que siga siendo así. La compleja química de la atmósfera superior de Venus simplemente no puede explicarse por la presencia de vida tal como la conocemos.

Después que un equipo de científicos anunciara controvertidamente que habían encontrado gas fosfina en las nubes de Venus en 2020, la especulación sobre la vida en las nubes de Venus en altitudes templadas se ha vuelto bastante rampante, informa Science Alert.

Pero la idea no es nueva; de hecho, el biofísico Harold Morowitz y el astrónomo Carl Sagan propusieron la idea hace más de 50 años, allá por 1967., reseña Clarín 

Más recientemente, los científicos han propuesto que la química podría contener pistas, y que la vida en las nubes de Venus puede haber desarrollado un metabolismo basado en azufre, similar a lo que hemos visto en los microorganismos aquí en la Tierra.

La firma de un compuesto de azufre, el dióxido de azufre (SO 2), es muy peculiar en Venus: abundante en altitudes más bajas, pero bastante bajo en altitudes más altas, indica Science Alert.

“Pasamos los últimos dos años tratando de explicar la extraña química del azufre que vemos en las nubes de Venus”, dice el astrónomo y químico Paul Rimmer de la Universidad de Cambridge.

"La vida es bastante buena con la química rara, así que hemos estado estudiando si hay una forma de hacer que la vida sea una posible explicación de lo que vemos".

Podría haber vida en otros planetas 

Los procesos biológicos extraen elementos de su entorno y expulsan diferentes elementos hacia él. La respiración es un buen ejemplo: los humanos inhalamos oxígeno y exhalamos dióxido de carbono (Los árboles absorben dióxido de carbono y expulsan oxígeno; es un buen sistema), dice Science Alert.

La química de Venus es muy diferente a la de la Tierra, con una atmósfera extremadamente rica en azufre: alcanza concentraciones 100.000 veces más altas que las de la atmósfera terrestre, unido a compuestos como dióxido de azufre, ácido sulfúrico y sulfuro de carbonilo.

Entonces, en el nuevo estudio, un equipo de investigadores dirigido por el astrónomo Sean Jordan de la Universidad de Cambridge se dispuso a investigar las reacciones químicas que deberíamos esperar, dadas las fuentes de energía disponibles en la atmósfera de Venus.

La extraña firma de dióxido de azufre fue de particular interés. Aquí en la Tierra, el compuesto se produce volcánicamente, y es posible que también se produzca de esa manera en Venus, informa Science Alert.

Sin embargo, si los organismos con un metabolismo basado en el azufre vivieran en la atmósfera superior de Venus, podrían ser los responsables de la peculiar falta de dióxido de azufre en esas altitudes.

"Si la vida fuera responsable de los niveles de SO 2 que vemos en Venus, también rompería todo lo que sabemos sobre la química atmosférica de Venus", dice Jordan.

Todavía no sabemos cómo o por qué el dióxido de azufre se extrae de la atmósfera superior de Venus, por lo que sigue siendo una pregunta abierta. También es posible que exista una biósfera con un metabolismo desconocido, que no sabremos hasta que una sonda vaya allí para comprobarlo. Eso es emocionante, indica Science Alert.

Mientras tanto, dijo el equipo, su investigación ofrece un marco que podría ayudar a simular el efecto de una biósfera aérea en mundos alienígenas y, por lo tanto, buscar vida en las atmósferas de los exoplanetas. Dado que las atmósferas de los exoplanetas son el mejor lugar para buscar signos de vida, esto es realmente ingenioso.

"Incluso si 'nuestro' Venus está muerto, es posible que los planetas similares a Venus en otros sistemas puedan albergar vida", dice Rimmer. YS (Foto: Pixabay)