Funeral de la niña que le pidió la eutanasia a Bachelet

El entierro de Valentina Maureira, de 14 años, se realizó en Melipilla (al noroeste de Santiago) y contó con la presencia de vecinos que alzaron globos rojos y blancos, según la foto difundida por el diario La Tercera, y algunas personalidades locales, entre ellas el entrenador de la selección de fútbol, Jorge Sampaoli.

El argentino mantuvo una estrecha relación con la niña, que falleció el jueves a causa de complicaciones de la fibrosis quística que padeció durante años y que la llevó en febrero a grabar un vídeo con su teléfono en el que pedía a Bachelet que facilitará su muerte. "Solicito hablar urgente con la presidenta, porque estoy cansada de vivir con esta enfermedad... Ella puede autorizarme una inyección para quedarme dormida para siempre", decía el vídeo, que la niña filmó en el hospital para ser difundido en YouTube, donde se transformó en viral, conmocionando al país.

Bachelet, médica de profesión, visitó en privado a la niña el mismo febrero. Tras la visita, la joven se mostró optimista sobre su situación.

Durante su enfermedad, Valentina tuvo el apoyo de Sampaoli, que la visitó en varias oportunidades, y antes había tenido contacto con el exentrenador de Chile, el también argentino Marcelo Bielsa.

En la ceremonia previa al entierro, Sampaoli, que dirigirá a Chile en la Copa América que se jugará a partir de junio en ese país sudamericano, fue uno de los testigos del enlace entre los padres de la niña, que cumplieron así uno de los deseos finales de su hija.

La enfermedad, de carácter hereditario, ya había causado la muerte a otro de los hijos del matrimonio cuando tenía seis años.

El caso reabrió en Chile el debate sobre la eutanasia. El fallecimiento de la niña ocurrió la misma semana en que la Comisión de Salud del Senado despachó a sala un informe rechazando un proyecto de ley que prevé permitir la muerte asistida en enfermos terminales.

AFP

NA

Categoria: