Ganadores del Nobel de la Paz reclaman acción contra los abusos sexuales

Ganadores del Nobel de la Paz reclaman acción contra los abusos sexuales

El congoleño Denis Mukwege y la iraquí Nadia Murad reclamaron hoy en Oslo, en la víspera de recibir el Nobel de la Paz, "acciones concretas" frente a los abusos sexuales que sufren mujeres y niños en los conflictos armados.

"Hemos llegado a un momento en el que no basta con denunciar, hay que actuar. Los cuerpos de las mujeres son usados como campos de batalla, eso no es aceptable. Necesitamos acciones concretas contra esa violencia. Son prácticas deshumanizantes", dijo Mukwege en una rueda de prensa conjunta con Murad en el Instituto Nobel.

Ambos han sido premiados por luchar contra el uso de la violencia sexual como arma de guerra: Mukwege, por tratar a miles de víctimas en el Congo; Murad, por revelar la tragedia, que ella misma sufrió, de miles de jóvenes de la minoría kurda yazidí, secuestradas por el Estado Islámico (EI), que las usa como esclavas sexuales.

"Gracias al trabajo de los últimos cuatro años, muchos gobiernos han admitido que se está cometiendo un genocidio contra los yazidíes. Antes nadie creía en nosotras ni nos ayudaba. Lo que es necesario ahora son acciones", declaró Murad.

La galardonada con el Nobel dedicó el premio a todos los yazidíes que han sufrido la violencia y recordó que muchos niños y mujeres siguen estando en poder del EI, que las vende, las viola y les saca el honor.

"Ningún miembro del EI ha sido llevado ante la justicia; si no se hace nada, esta situación de injusticia continuará", denunció Murad, que criticó la pasividad de los gobiernos iraquíes y consideró una "vergüenza" tener que denunciar las "atrocidades" sufridas.

Mukwege defendió por su parte que cualquier mujer que sufra violencia en una guerra debería tener garantizado por derecho tratamiento médico, jurídico y psicológico.

"El problema del Congo es que hay señores de la guerra que siguen ocupando posiciones importantes, no se ha hecho nada. No hemos tenido ninguna paz ni ninguna justicia, la situación es la misma que hace veinte años", aseguró Mukwege.

Las elecciones de este mes en ese país africano despiertan el "recelo" de Mukwege, quien pidió la atención internacional y avisó de que si el proceso electoral no se desarrolla de forma pacífica, podría surgir un conflicto violento de nuevo como el que provocó 6 millones de víctimas y cientos de miles de mujeres violadas.

El médico congoleño denunció además el "coste humano" de las materias primas obtenidas en el Congo por las multinacionales, origen de la violencia en el país.

"Todos tenemos una responsabilidad, podemos rechazar ese tráfico de minerales. Lo aceptamos porque así podemos comprar productos a un precio razonable", afirmó, apelando a la responsabilidad colectiva para frenar esa situación.

En la rueda de prensa -moderada por el secretario del Comité Nobel Noruego, Olav Njølstad-, Mukwege y Murad se mostraron respeto mutuo: el congoleño elogió la "nobleza" de su lucha y la iraquí le agradeció haber sido durante años "la voz de gente como yo".

Nadia Murad, que logró escapar de su cautiverio y acabó en Alemania, admitió que sigue viviendo con miedo, el mismo sentimiento que tuvo hace dos meses la víspera del anuncio del ganador del Nobel de la Paz, al saber que su nombre estaba entre los favoritos.

"Me llamaron unos amigos para decirme que había ganado el premio. Al principio fue difícil. Primero pensé en mi madre, lloré mucho. Lo recibo por todo lo que hemos sufrido", dijo con la voz entrecortada.

El programa de actos del galardón incluye hoy un concierto al aire libre con artistas noruegos delante del Ayuntamiento de Oslo, que sustituye al tradicional Concierto Nobel, un evento con nombres internacionales que solía celebrarse el día después de la ceremonia a las afueras de la capital.

Mukwege y Murad recibirán el Nobel de la Paz mañana en una ceremonia en el consistorio municipal de la capital noruega, que comenzará a las 13.00 hora local (12.00 GMT).

EFE / RA

Categoria: