Gerente de Casa Propia se suicidó porque "no quería ser detenido", según cartas

Un sobrino de Navas lo encontró muerto y dio parte a funcionarios adscritos a la subdelegación Barquisimeto del Cicpc, quienes a las 10 de la mañana de ayer realizaron el levantamiento del cuerpo y lo trasladaron hasta la sala de Patología del Hospital Central Antonio María Pineda, donde le efectuaron la autopsia de ley.

Fuentes no oficiales informaron que había recibido una citación para el día de hoy, sin que se especificara ante cuál organismo debía acudir. Como informó EL IMPULSO, durante la noche del viernes dos vicepresidentas adjuntas de Casa Propia fueron detenidas por funcionarios del Cicpc

Navas dejó huérfanos a dos hijos y la noticia de su muerte causó hondo pesar en quienes lo conocieron y describieron como un hombre ejemplar. Carlos Hernández, vecino del hoy occiso, estaba desconcertado frente a la morgue del AMP y aseguraba que en vida fue un ser intachable, familiar, responsable y honesto. Sus metas las alcanzó con sacrificio, añadió, porque tenía deseos de superación.

Así se despidió

El contador público Luis Ángel Navas dejó dos cartas. En una explicaba las razones por las cuales tomó la decisión y en otra se despedía de sus familiares.

En algunos extractos de las misivas explica que este caso destruyó "toda mi vida, mi familia, mi trabajo, mi universidad, mi doctorado".

"Mi actuación ha sido transparente y profesional pero no quiero ir detenido".

A su esposa, Ligia María, le agradeció toda la felicidad que le dio y a sus dos hijos los instó a continuar sus estudios a fin de que se graduaran de ingeniero mecánico y arquitecto, respectivamente.

A su padre y hermanos les escribió que los quería muchísimo y terminó su última carta con un "perdónenme, Luisito".

Fuente: Karla Jiménez Alastre / http://www.elimpulso.com/pages/vernoticia.aspx?id=115036

YU

Categoria: