Hallan muerta a la ex esposa del ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo

El cadáver de María Eugenia Padua ha sido trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense para la práctica de la necropsia y determinar las causas de su muerte.

Alfonso Portillo y Padua fueron profesores de la Universidad Autónoma de Guerrero en la década de 1980, época en la que ambos contrajeron matrimonio. Tuvieron una hija, Otilia.

Portillo, prófugo de la justicia mexicana

El 23 de agosto de 1982 Alfonso Portillo asesinó a balazos a dos jóvenes estudiantes en una población a Chilpancingo, después huyó y estuvo prófugo de la Justicia mexicana hasta que el delito prescribió y un juez cerró el caso en beneficio del guatemalteco.

Portillo fue detenido el pasado 26 de enero en Guatemala a solicitud de Estados Unidos, que le acusa del delito de conspiración para el 'lavado' de dinero por 70 millones de dólares. De ser declarado culpable, se enfrentaría a una pena de hasta 20 años de prisión.

Durante la investigación, a su ex esposa y a su hija les fueron congelados dos millones de euros en Europa bajo la sospecha de que podrían tener como una de las fuentes de financiamiento fondos del Estado de Guatemala destinados inicialmente para invertir en carreteras. Entonces, pocos días antes de la detención de Portillo, se habló de que estas pesquisas podrían influir en el rumbo del proceso judicial en contra del ex presidente guatemalteco.

Padúa González no vivió en Guatemala con Portillo. Tras divorciarse en México, Portillo se casó en Guatemala con Evelyn Morataya, quien vivió junto a él durante su mandato de cuatro años (2000-2004).

Curiosamente, la ex esposa de su ex vicepresidente, Juan Francisco Reyes, quien cobernó con Portillo, Iliana Wyld, también se suicidó de un disparo en la cabeza el 9 de mayo de 2003.

Y sucede que tanto Portillo como Reyes fueron enjuiciados por casos de corrupción. Reyes estuvo en prisión, pero al poco tiempo salió libre. Portillo está sometido actualmente a un proceso judicial.

Fuente: http://www.elmundo.es/america/2010/05/19/mexico/1274272168.html

YU

Categoria: