Indiana cede a las críticas y cambia la ley que discrimina a los gays

El presidente de la Cámara Baja estatal, el republicano Brian Bosma, quiso hoy dejar "muy claro" que la ley no puede tener margen para "permitir la discriminación".

El gobernador de Indiana, el republicano Mike Pence, aprobó la semana pasada una ley que daba carta blanca a los comercios del estado para prohibir la entrada a parejas de homosexuales en nombre de la "libertad religiosa".

La legislación causó una gran polémica y desató las críticas no solo de los grupos defensores de los derechos de los homosexuales, sino también de empresarios, políticos republicanos y demócratas e, incluso, de la Casa Blanca.

Bosma salió hoy al paso de esas críticas y, aunque no precisó los cambios que se aplicarán a la ley, adelantó que el texto reflejará el hecho que Indiana valora a todo el mundo, incluidos "gais, heterosexuales, negros, blancos, religiosos, no religiosos".

"El mensaje es hoy claro, Indiana está abierta a los negocios. Damos la bienvenida a todo el mundo. No discriminamos a nadie", insistió el legislador.

Ya este miércoles, el propio gobernador de Indiana pidió al Legislativo del estado que evalúe los cambios que deben hacerse en la ley de libertad religiosa.

Pence aseguró que la legislación ha sido injustamente criticada y erróneamente representada por los medios comunicación, y aseguró que no ampara la discriminación de gais o lesbianas.

La posibilidad de que la ley permitiera denegar servicios a clientes y consumidores homosexuales había puesto a empresarios del estado en contra por el temor a perder inversiones y negocios.

La Casa Blanca indicó este jueves que la controvertida ley de libertad religiosa de Indiana es discriminatoria y va en contra de los intereses de los empresarios.

El pasado 30 de marzo, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, también criticó la ley de Indiana, así como otras similares que están en proceso legislativo en varios estados con gobernadores conservadores y que, en su opinión, pueden ser "muy peligrosas".

Otro estado gobernado por el Partido Republicano, Arkansas, se ha visto salpicado por una polémica similar, después de que la Cámara de Representantes estatal aprobase esta semana una ley de libertad religiosa parecida a la de Indiana.

Sin embargo, el gobernador de Arkansas, el republicano Asa Hutchinson, se negó este miércoles a ratificar la ley y pidió a los legisladores del estado modificar el texto para garantizar que no se permite la negación de servicios a los homosexuales.

EFE

NA

Categoria: