Investigan si hubo manos criminales en explosión de refinería en Puerto Rico

La situación interna en Puerto Rico está marcada por la grave crisis económica que atraviesa el país, que por cuarto año consecutivo se encuentra en recesión. Ante el elevado déficit presupuestario, Fortuño ha puesto en marcha un plan de reducción de los gastos públicos que ha supuesto ya el despido de 17.000 funcionarios.

En protesta por esos despidos se celebró la semana pasada una jornada de huelga general convocada por los sindicatos. El incendio en la refinería se mantiene controlado por los bomberos, que al menos han logrado que no se extienda a otros depósitos de combustible.

Doce de los cuarenta tanques de la refinería están ardiendo y lo seguirán haciendo durante un par de días, hasta que se queme todo el combustible almacenado. Fortuño pidió a los ciudadanos que traten de actuar este viernes como un día normal de trabajo, aunque se han suspendido las clases en las escuelas públicas en los pueblos aledaños a San Juan y se han cerrado al tráfico varios tramos de autopistas. Agregó que se ha garantizado el suministro de gasolina y que hay suficiente combustible en la isla para una semana.

El fuego se originó por una serie de explosiones cuyo origen se desconoce y que, en principio, se atribuyen a un accidente, aunque no se descarta ninguna hipótesis. Las explosiones se produjeron de inmediato un gran incendio que se ve a gran distancia con una gran humareda de color negro que se teme provoque un desastre ecológico.

Las explosiones se produjeron después de la medianoche y provocaron el pánico de cientos de vecinos que residen en las cercanías de la refinería situada en la localidad de Cataño.

EFE / El espectador

Categoria: