Jardín Botánico de Caracas en crisis por falta de agua

Jardín Botánico de Caracas en crisis por falta de agua

Troncos de palmas dispersos, hojas secas, una laguna vacía y otras a medio llenar son algunas de las imágenes que saltan a la vista en

El Jardín Botánico de Caracas, patrimonio cultural de la humanidad desde el año 2000, presentan imágenes que hablan por sí solas de la crisis que atraviesa como consecuencia de la falta de agua desde principios de marzo.

Lagunas vacías, hojas secas y troncos dispersos son solo algunas de las consecuencias de la escasez de agua en este parque botánico de la capital del país.

Todas las plantas del parque, que ocupa 70 hectáreas y se divide en al menos cuatro viveros distintos, han sufrido por la sequía, incluso las que están a la intemperie, por lo que la colección ha disminuido visiblemente.

El Jardín, alguna vez visto como un orgullo capitalino, llegó a tener una colección de 300 distintos tipos de palma, por ejemplo, pero en los últimos años ha perdido al menos un centenar, según Mauricio Krivoy, director del parque.

La laguna principal, con forma del mapa de Venezuela, necesita permanentemente un millón de litros de agua para mantener el nivel necesario de conservación de las fragantes y coloridas plantas acuáticas, que desprenden aromas de lavanda y frutas tropicales, con azules, rojos, naranjas y morados que resaltan a la vista, provenientes de Asia, África y América.

Actualmente le faltan 400.000 litros de agua, mientras las flores exóticas de Australia y la Victoria cruziana -una planta acuática que puede alcanzar los dos metros de diámetro y capaz de sostener a un niño pequeño- murieron por falta de líquido, dijo Miguel Castillo, encargado del mantenimiento de las plantas de la laguna y profesor del departamento de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV), que alberga al Jardín.

Aunque el Jardín ha recibido donaciones de camiones cisternas y el trabajo de voluntarios que limpian y recolectan desechos, cada día se hace más difícil mantener el parque sin los servicios básicos, según el jefe de viveros, Jan Tillett.

El parque no solo alberga plantas: dentro de sus instalaciones se encuentra una gran biblioteca y el herbario nacional, con registros y muestras de 450.000 especies de plantas de toda Venezuela, que no pueden ser almacenadas de manera adecuada por falta y fallas de las instalaciones.

Al compartir la toma principal de agua con el Hospital Universitario, el Jardín no es prioridad y el agua es destinada a las instalaciones del centro de salud, aunque igualmente trabajadores y pacientes del centro de atención deben llevar su propia provisión de agua.

Fuente: Panorama

RA

Categoria: