La investigación sobre la matanza de familia en Francias será "larga y compleja"

La investigación habrá de ser "larga y compleja", estimó el responsable del grupo de gendarmes franceses que viajó al Reino Unido, donde el sábado se empezó a registrar la casa de los Al Hilli en los suburbios de Londres.

La pareja de británicos de origen iraquí, una mujer mayor de nacionalidad sueca que estaba en el coche con ellos y un ciclista francés que pasaba por el lugar de los hechos fueron hallados muertos el pasado miércoles 5 de septiembre. Sólo sobrevivieron las hijas de la pareja, de siete y cuatro años de edad, aunque la mayor resultó gravemente herida.

El fiscal Eric Maillaud indicó el sábado que las víctimas recibieron dos balazos en la cabeza cada una. Una fuente policial indicó que el calibre del arma o de las armas era 7,65 mm. El hecho de que las víctimas hayan recibido dos balazos lleva a pensar que podría haber habido más de un tirador y que podría tratarse de gente experimentada, si bien los investigadores se niegan a confirmarlo.

En el lugar de los hechos, un bosque cerca del pueblo de Chevaline, en la zona del lago de Annecy, donde la familia Al Hilli pernoctaba en un camping, se hallaron unos 25 casquillos.

La más pequeña de las niñas que sobrevivieron fue interrogada, pero, pese a haber oído lo que estaba ocurriendo, no vio nada. Los investigadores esperan que la otra niña, a quien se mantiene en coma artificial y será interrogada cuando los médicos así lo autoricen, les brinde mayores datos al respecto.

Por otra parte, los investigadores hacen "todo lo posible" para obtener más datos sobre la posible presencia de un 4X4 de color oscuro cerca del lugar de los hechos, indicó el fiscal. También se catalogaron los vehículos que se hallaron incendiados en la región desde el pasado miércoles 5 de septiembre. Las policías de Italia y Suiza también participan en la búsqueda.

Según los investigadores, que también están interrogando a los vecinos de la zona para conocer con la mayor precisión posible lo realizado por la familia Al Hilli desde que llegó al camping el lunes 3 de septiembre, el o los teléfonos celulares de la familia podrían servir para indicar sus movimientos, gracias a la geolocalización.

Saad Al Hilli, originario de Bagdad e instalado desde hace tiempo en Gran Bretaña, trabajaba desde hace casi dos años para una sociedad de microsatélites, Surrey Satellite Technology Limited, (SSTL), perteneciente a Astrium, que a su vez es una filial del gigante aeronáutico EADS.

Un ciclista fue quien descubrió el miércoles el automóvil de Saad Al Hilli, un ingeniero británico de 50 años. Dentro del vehículo se encontró su cadáver, el de su esposa Iqbal, originaria como él de Bagdad, y el de una mujer de más edad de nacionalidad sueca. Al lado había un ciclista francés, víctima colateral de lo que parece ser la ejecución de toda una familia.AFP

Categoria: