La "mamitis" no es sólo cosa de hombres

El término "mamitis" es muy popular para explicar la dependencia de un hombre hacia su madre, esto en un aspecto fraternal y emocional; no hay un deslinde aún cuando se tenga una pareja sentimental; la madre sigue con cierto control, muchas veces el hijo es el que propicia esto de manera inconsciente.

Sin embargo, también hay mujeres que caen en las redes de madres absorbentes lo que va en detrimento del vínculo con el hombre elegido como padre de sus hijos, por lo que se margina al hombre como lo hicieron sus antecesoras (madre y abuela) con sus respectivos esposos.

Esto manda al hombre a un segundo plano, y se percibe en la forma en que lo que dice, hace o comparte es visto como secundario. Por lo que a diferencia de lo que pasa con la "mamitis" las madres suelen privilegiar la comunicación con las hijas más que con los hijos hombres.

Los matrimonios que padecen este tipo de conductas encuentran en ello problemas serios, ya que en los dos casos las respectivas parejas no son tomadas en cuenta, y siempre se pondera el poder de la madre.

En el caso de las mujeres dependientes de la madre se encuentra diferencia con el complejo de Electra, donde es con el padre con quien se da una relación más estrecha. En el complejo de Edipo es la relación madre-hijo varón, y ahí se manifiesta en una competencia con la pareja de éste, de ahí que los varones busquen una sustituta de su progenitora y sobre todo que ella la acepte.

En general son las madres las que deben marcar una línea divisoria, y no apegarse de más a sus hijos, hombres o mujeres; darles espacio y dejarles conocer el mundo a su manera. Sin entrometerse pero apoyando en lo que sea necesario.

Fuente: http://tva.com.mx/wdetalle2371.html

Categoria: