La ruta “bolivariana” en Madrid

Hay hombres que nacen para cambiar la historia. Simón Bolívar era, sin lugar a dudas, uno de ellos. La fama del Libertador le precede. Millones de páginas se han escrito a partir de su vida, pensamientos, hazañas y vivencias con el objetivo de inmortalizar a la leyenda que impulsó la libertad en Latinoamérica. Ahora, su imagen permanece vigente en la región Sudamericana, pero también en todo el mundo, en donde ha conquistado el respeto y aprecio de sus pobladores. De ahí, que innumerables ciudades hayan otorgado sus espacios públicos para recordar con calles, murallas y esculturas a un prócer cada vez más inmortal. Madrid no es la excepción y cuenta con tres lugares emblemáticos en memoria de Bolívar.

Image

Recuerdo de boda:

En Madrid, donde permaneció aproximadamente cuatro años, el Libertador escribió una de las páginas más importantes de su vida, unas que le cambiaría por completo: su boda. Con apenas 17 años, Bolívar se enamoró de María Teresa de Rodríguez del Toro. Tras dos años de noviazgo, la pareja contrajo matrimonio en 1802 en Madrid y, sólo 20 días después, viajaron a La Coruña. A mediados de año, partieron a Venezuela, donde María Teresa contrae fiebre amarrilla y fallece en enero de 1803. Sin cumplir siquiera el primer aniversario.
En homenaje a este enlace nupcial, Madrid ha colocado una placa conmemorativa en la calle Gravina con esquina Luis de Góngora, lugar donde, según los registros oficiales, se encontraba la antigua Iglesia Parroquial de San José. A pesar de que ya no quedan huellas del templo, una pequeña inscripción recuerda que: “el 26 de mayo de 1802, en la parroquia de San José que se levantaba en el solar que ocupa esta casa, Simón Bolívar contrajo matrimonio con María Teresa del Toro”.

Es importante destacar que existe un misterio relacionado con la ubicación de la boda del Libertador que ha sido revelado por el corresponsal en Madrid de Informe21.

Image

La casa de María Teresa

Conscientes del importante rol que María Teresa del Toro jugó en la vida de Bolívar, Madrid también ha buscado rendir un homenaje a quien fue la esposa del Libertador e hija de importantes aristócratas españoles. La ciudad ha colocado una placa en la calle Fuencarral que indica el lugar preciso donde se encontraba la vivienda de María Teresa y que, en la actualidad, es una de las vías comerciales más populares de la capital. La esposa del Prócer vivió previamente, y hasta sus 18 años, en Corredera Alta de San Pablo (número 14). Sin embargo, tras mudarse a la calle Fuencarral, estaría residenciada más cerca de su tía María de los Dolores Alayza, así como a pocas calles del lugar donde años después celebraría su boda.

Image

Libertador desde lo alto:

En Madrid también hay una representación de la clásica estatua ecuestre del Libertador. En el Parque del Oeste, un pedestal sostiene la imagen de Bolívar cabalgando. La obra, emotiva para los seguidores de Bolívar, sólo fue concluida tras dos intentos fallidos en los que estuvieron involucrados los gobiernos de Venezuela y España, así como de otros países de la región y varios artistas plásticos.

El primer proyecto para construir este homenaje se remite a 1922, cuando el poeta Luis Gonzaga Urbina pide construir un conjunto escultórico dedicado a Bolívar. Su petición se concreta en 1925, cuando comienzan la construcción del monumento en la Plaza de Salamanca. Cuando parecía que el sueño del escritor se convertiría en una realidad, el gobierno de Eleazar López retira su apoyo económico, lo que conllevó a la paralización del proyecto.

En 1957, los institutos de cultura hispánica de España y Venezuela piden al reconocido escultor Juan de Avalos un nuevo proyecto en honor a Simón Bolívar. La imaginación del artista explotó de creatividad y diseñó una obra inmensa que incluiría salones de lectura, biblioteca, museo y hasta un mirador. A pesar de lo atractiva de la propuesta, su elevado coste resultaba inviable para los solicitantes y se aplazó nuevamente.

Como se suele decir, a la tercera fue la vencida. En 1967, la Alcaldía de Madrid y el Instituto de Cultura Hispánica logran captar fondos de los países liberados por Simón Bolívar y deciden contratar al escultor Emilio Laíz para construir un monumento en el Parque del Oeste. La obra, situada donde antes se levantaba la estatua a los Héroes de las Guerras Coloniales, fue inaugurada finalmente en 1970 y es, hasta la actualidad, uno de los íconos más emblemáticos del Prócer en España.

Por Informe21.com/ @JosePuglisi

EA

Categoria: