Las cárceles abandonadas más aterradoras

A pesar de que ya no cuenten con presos en sus celdas, hay cárceles abandonadas realmente aterradoras.

Alcatraz

La isla de Alcatraz, y la cárcel que allí se encuentra, es sin duda la más famosa del planeta. Protagonista en varias películas de Hollywood, la Prisión Federal de Alcatraz fue una de las cárceles de máxima seguridad de Estados Unidos, por lo que los presos más problemáticos de otras penitenciarias acabaron en 'La isla del mal' -como era conocida-.

Con este sobrenombre no resulta extraño que a pesar de estar inactiva desde 1963, tras la famosa fuga de tres presos, sea uno de los sitios más visitados de Estados Unidos, aunque buena parte de sus estancias despierten verdadero terror. Actualmente es un museo y sus edificios han sido reformados.

Moundsville

También en Estados Unidos se encuentra la prisión de Moundswille. Construida en Virginia en 1876, este majestuoso edificio fue una cárcel de máxima seguridad hasta 1995, cuando fue clausurada. Buena parte de su tenebrosa historia radica en que durante sus más de cien años de funcionamiento miles de presos murieron en sus celdas, muchos de ellos por los crueles métodos de tortura empleados.

Algunos de los visitantes que han tenido la oportunidad de recorrer sus corredores aseguran haber escuchado todo tipo de gritos, voces e incluso llantos que no animaban a continuar investigando las instalaciones.

Prisión de Procida

En sus orígenes esta construcción italiana fue concebida como un castillo, aunque a mediados del siglo XIX fue convertida en una prisión que se mantuvo activa hasta 1988, cuando se cerró definitivamente. Buena parte del atractivo de sus instalaciones radica en que las celdas y los corredores permanecen relativamente intactos, aunque con la notable acción del tiempo.

A pesar de que hace más de quince años de su cierre, aún hay celdas que guardan hasta las viejas sábanas de las que disponían sus presos. Para visitarla hay que armarse de mucho valor y, sobre todo, mirar al suelo para ver dónde pisas.

Goli Otok

Tampoco anima a su visita la cárcel de Goli Otok, en Croacia. Esta prisión de aspecto antiguo y tenebroso se encuentra en una isla que, desde su clausura, permanece completamente abandonada. Por ello, hay que armarse de valor para visitar alguna de sus instalaciones, muchas de ellas completamente derruidas.

Aún más valor será necesario si conoces su historia. Cuando era territorio de la antigua Yugoslavia, la prisión de Goli Otok era empleada para retener a presos políticos. Impresiona ver cómo contaban en las paredes los días que transcurrían en sus estrechas celdas.

Reformatorio de Ohio

Miles de jóvenes problemáticos acabaron en sus celdas para intentar reformar su comportamiento. Sin embargo, la historia que rodea a este centro de Ohio, abierto desde 1986 hasta 1990, guarda testimonios realmente escalofriantes. A pesar de que no era una cárcel al uso, sus internos sufrían todo tipo de episodios de violencia, tortura y depresión.

El actual acondicionamiento de sus estancias lo convierte en uno de los centros más tenebrosos y visitados por los amantes de los fenómenos paranormales. No parece extraño que, debido a las numerosas muertes que observaron sus paredes, se hable de que en sus corredores se escuchan distintas voces e incluso observan objetos que cambian de lugar.

Eastern State

En 1971 cerraba sus puertas la prisión Eastern State de Filadelfia, un centro penitenciario en activo desde 1829. Su antigüedad hace que sus estancias despierten verdadero terror, simplemente por una cuestión visual, pero su historia aporta unos extraños sucesos que enganchan a cualquier amante de los fenómenos paranormales.

La cárcel de Eastern State tenía unos controvertidos métodos de funcionamiento. Sus presos debían permanecer sin comunicación alguna, ni siquiera entre ellos. Si vulneraban estas normas, eran castigados sin comida ni bebida. El siguiente y último destino era la cámara donde eran torturados.

Prisión de Tennessee

Esta prisión fue construida para albergar hasta a 800 presos, de ahí el mismo número de celdas, pero desde que se puso en funcionamiento presentó problemas de hacinamiento. Desde el primer día, este centro penitenciario doblegaba su capacidad. Para empeorar aún más sus condiciones, los presos eran obligados a trabajar más de quince horas diarias.

Este ambiente propició que entre sus cuatro paredes ocurriesen todo tipo de amotinamientos e intentos de fuga. Desde su clausura, en 1992, sus instalaciones albergan rodajes de cine y televisión. Su terrorífico aspecto es idóneo para ello.

Fuente: Que.es

ARB

Categoria: