Lo creían secuestrado, pero estaba con cuatro prostitutas en un hotel

El denunciante, domiciliado en el barrio Docente Sur, temía por la vida de su hijo y pensó que podría haber sido víctima de algún delito o secuestro, ya que conducía un automóvil VW Suran azul oscuro con vidrios polarizados, patente KOT 976, llevaba en su poder $5.000 y supuestamente había desaparecido sin dejar rastro alguno.

La denuncia, realizada en la comisaría del barrio Santa Ana, activó de forma inmediata una circular que se remitió a las comisarías de toda la provincia y que puso en marcha un impresionante operativo de búsqueda, en el que se utilizaron centenares de hombres y vehículos de la Brigada de Investigaciones, de la División de Lucha contra la Trata de Personas, del 911, de la División de Seguridad Urbana y hasta de Gendarmería Nacional.

Ninguna de las acciones desplegadas aportó novedades sobre la suerte de Hernán Almirón, casado, padre de tres hijos, domiciliado en el barrio San Carlos y quien se desempeña en la tesorería de la empresa estatal Saeta.

Familiares y amigos del desaparecido empapelaron las calles con un aviso en el que se observaba su fotografía, se aportaban las características de su vestimenta y figuraban tres teléfonos para aportar información.

Transcurrieron las horas, hasta que finalmente el hombre apareció el jueves, alrededor de las 20.30, en el motel Las Palmeras, situado en el acceso a la ruta provincial 26 (camino a La Isla).

Estaba en una habitación en compañía de cuatro prostitutas jóvenes, totalmente borracho y aparentemente obnubilado por consumo de otro tipo de sustancias.

En el interior del establecimiento, el supuesto "perdido" había comprado una gran cantidad de bebidas.

Dos días después de su desaparición, cuando caía la noche, decidió dar por terminada su prolongada fiesta. Sin embargo, antes de dejar su habitación en el “telo” cayó en cuenta que se había gastado $2.000 en alojamiento y que las chicas le habían ayudado a hacer desaparecer el resto del dinero que llevaba. Pero eso no era todo: cuando se disponía a dar arranque al vehículo descubrió que no tenía una gota de nafta, por lo que, desesperado, llamó a un amigo para que lo auxiliara.

El amigo, que también participaba en la búsqueda, dio aviso a la familia de Almirón y a las fuerzas policiales para desactivar el gigantesco operativo. Al principio el padre del hombre se alegró, pero cuando supo cómo y con quién fue hallado, se indignó.

Malestar absoluto

Los investigadores policiales manifestaron también su malestar e indignación por el caso.

“Habíamos recibido la fotografía del hombre y la estricta orden para buscarlo; nos dijeron que recorramos cada rincón hasta hallarlo”, dijo uno de los sabuesos.

“El hombre llamó a un amigo, a quien le dijo que no tenía nafta en el auto. Esa persona fue el primero en llegar al motel, después se hizo presente la Brigada de Investigaciones y un médico legal. El “perdido” se fue tranquilo a su casa y en el albergue solo quedaron su auto y las mujeres”, contó.

Intervino en el caso el juez de Instrucción Formal 1, Martín Pérez.

“La familia del reportado como desaparecido se dirigió a los altos mandos de la Policía para la búsqueda y al Centro Cívico Grand Bourg para exigir su aparición. Aseguraron que era un hombre excelente e intachable y que no tenía problemas con nadie. Se gastó una cantidad impresionante de recursos, hizo movilizar a todo el personal policial y solo perdimos el tiempo”, dijeron altas fuentes policiales.

Por el hecho se labró en la Brigada de Investigaciones un sumario informativo por averiguación de paradero y desaparición de persona, que actualmente está archivado.

“La esposa del sujeto también había hecho la denuncia y siempre la vimos preocupada. Sus familiares nos repetían que era el mejor hijo y padre. Sin embargo comprobamos que es un amante de la noche y que le encanta estar con varias mujeres a la vez”, finalizaron los detectives.

Fuente: http://www.eltribuno.info/salta/214420-Lo-creian-secuestrado-pero-estaba...

DJ

Categoria: