Los Ángeles entra en toque de queda mientras se mantienen los disturbios

Los Ángeles entra en toque de queda mientras se mantienen los disturbios

La ciudad de Los Ángeles, la segunda más populosa de EEUU inició esta noche un toque de queda mientras se mantienen los disturbios en varios puntos de la ciudad en protesta por la muerte del afroamericano George Floyd en Mineápolis esta semana.

Tras innumerables saqueos en las últimas horas, el alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, ordenó este sábado el toque de queda en la ciudad para tratar de controlar las violentas protestas y la Policía local ha desplegado a toda su fuerza esta noche para intentar apaciguar la situación.

Inicialmente, el alcalde había declarado el toque de queda desde las 20.00 hora local (03.00 GMT del domingo) para el centro de la ciudad, sin embargo tras los hechos violentos del Distrito de Fairfax amplió las ordenes a toda la ciudad.

Hay pequeños incendios en las calles y en el centro de la ciudad, la zona más afectada por los disturbios, cadenas de tiendas, farmacias y varios negocios fueron saqueados.

Al igual que otro dirigentes locales y estatales de otras partes del país, donde se repiten similares protestas, Garcetti se vio obligado a pedir la ayuda de la Guardia Nacional para controlar la situación, confirmó a medios locales el jefe del Departamento del Alguacil del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva.

Según el jefe policial, unos 500 soldados llegarían a Los Ángeles a ayudar con las labores para restaurar la paz en la ciudad.

Protesta que se volvió violenta

Todo comenzó este sábado cuando una protesta pacífica que se inició en el Distrito de Fairfax pronto se deterioró y decenas de saqueadores irrumpieron en tiendas como Nordstrom y Apple, que quedaron destrozadas.

Un pequeña oficina de la Policía local situada en un centro comercial fue incendiada por los manifestantes.

Una multitud de personas estaba en las calles del oeste de la ciudad en la calle cuando comenzó el toque de queda y tuvieron que retirarse a sus hogares apresuradamente después de la ampliación del toque de queda.

Las vecinas ciudades de Pasadena y Santa Mónica también declararon el toque de queda y mantienen a sus policías en las calles para mantener el orden.

La protesta en el Distrito de Fairfax se produjo después de que 533 personas fueran detenidas en la ciudad entre la noche del viernes y primeras horas del sábado en protestas, según cifras de la Policía local.

En los enfrentamientos con los manifestantes, seis agentes resultaron heridos, aunque en ningún caso son graves.

El jefe de la Policía angelina, Michel Moore, había pedido a la población que encontrase una forma de "expresar pacíficamente las quejas individuales y colectivas", pero aparentemente sin mucho éxito.

Similares protestas se han registrado en todo Estados Unidos como reflejo de las ocurridas en Mineápolis (Minesota), donde este lunes Floyd murió después de ser arrestado brutalmente por un agente de policía.

En todo el país, al menos dos personas han muerto en los incidentes y decenas han resultado heridas, muchos de ellos agentes de policía, objetivo de la ira de los manifestantes, de los cuales centenares de ellos han sido ya detenidos. EFE

IR

Categoria: