Los extorsionadores y los piratas obligan a los pescadores a emigrar

En plena faena de los cinco mil pescadores de Los Puertos de Altagracia, municipo Miranda, las olas no solo golpean las embarcaciones, también lo hace el ataque sin piedad de los piratas del Lago y los extorsionadores. Ayer, el homicidio de Hugo Segundo Paz (32) y Ramón Antonio Ortiz (45) opacó la celebración por el Día del Pescador, adicional, elevó las estadísticas que enlutan a este sector productivo. En lo que va de año, siete pescadores han perdido la vida en esa zona. Y entre 2014 y 2016 se reportaron 91 asesinatos.

El alto índice de inseguridad, la extorsión y la disminución de la pesca provoca la emigración de decenas de pescadores de la zona turística por excelencia en la Costa Oriental del Lago. Colombia, Chile y Ecuador son los países que los adoptaron, abonaron la idea de abandonar sus raíces para mejorar la calidad de vida. Los empresarios también huyeron de sus playas y renunciaron a los trenes de producción.

La faena cada vez es más complicada. Saben la hora que adentran a las aguas, pero no la que regresan y tocan tierra firme. José Soto Paz, de 36 años, se persigna y ruega por regresar vivo a su hogar y por traer en su embarcación la pesca suficiente que le permita cubrir los gastos de su familia.

Winton Medina, presidente de la Asociación de Pescadores en Miranda, comentó que a diario hay pescadores vejados, golpeados, heridos, robados y asesinados. “Estamos indefensos a la buena de Dios. Los cuerpos de seguridad no dan abasto para frenar la delincuencia. La pesca es el único sustento para la manutención de nuestras familias”.

Los robos en la mayoría de los casos son en horas nocturnas, quienes se arriesgan a zarpar lo hacen en grupos para protegerse unos a otros. En ocasiones, las embarcaciones patrulleras los acompañan, pero consideran que estos mecanismos de protección son insuficientes. Quienes integran las bandas poseen armas largas y en sus lanchas, motores de alta cilindrada. La velocidad desarrollada advierte al pescador artesanal que será víctima del hampa. La pesca bajó considerablemente. Los derrames petroleros también tienen su cuota de culpa.

Zonas más castigadas

Frente a Capitán Chico, Santa Rosa, Insular Padilla, Santa Rita, Puente sobre el Lago, Cabimas y Barranquitas. Estas zonas son imposibles de navegar por la alta peligrosidad. Entre enero y marzo, van 100 robos de motores, redes y embarcaciones, según las estadísticas del gremio pesquero en Zulia. No hay denuncias. Los afectados temen represalias por parte de las bandas.

La parroquia San José es la segunda que posee mayor población. Su exclusividad de producción y trabajo proviene de la pesca. Es la herencia que dejan las antiguas generaciones. Está dividida en toda su zona pesquera por las comunidades de Punta de Palmas, La Punta, El Palo, Sabaneta de Palmas, Los Jobitos, El Caimán, El Mamón, Bella Vista, La Candelaria y Ancon de Iturre y su único medio de subsistencia es la pesca artesanal con redes de cerco. En Los Puertos de Altagracia no hay pesca mandinguera ni cangrejera.

Fuente: Crisbelis María Salas / La Verdad

ER

Categoria: