Los inocentes "dejados atrás" de la emigración venezolana

Los inocentes "dejados atrás" de la emigración venezolana

La migración de venezolanos en el último quinquenio ha dejado una serie de consecuencias que bordean el límite de lo racional: el país ha perdido una cantidad importante de profesionales y mano de obra calificada que se hace evidente ante el deterioro de los servicios públicos, pero el problema no son solo aquellos que han dejado su tierra sino los que se han quedado, algunos de ellos "dejados atrás".

De acuerdo a la Organización de Naciones Unidas (ONU) poco más de 4,6 millones de venezolanos han dejado el país desde 2015. Sin embargo, esta cifra crecerá inevitablemente ante el deterioro general, la falta de soluciones y la negación a cambiar de políticas viables que permitan una mejoría en la nación.

Por ello, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que para finales de 2020 la migración podría llegar a los seis millones de venezolanos.

Biobiochile reporta el caso de un abuelo que a diario busca a su nieta en la escuela Virgen Niña de Propatria, al oeste de Caracas, ya que la madre de la niña se encuentra en Perú.

Emilio Vargas, así se llama el abuelo, cuenta que su hija es enfermera y tuvo que irse a Perú por la precaria situación económica de Venezuela. "Nosotros sobrevivimos gracias a lo poco que ella nos envía. Pero por falta de dinero ella todavía no volvió en Venezuela, y sufre de muchas privaciones. Quiere volver en diciembre y llevarse a Alejandra”.

Sin embargo, la adolescente no opina del mismo modo y quiere quedarse en Venezuela. "No quiero abandonar a mi familia, a mis amigos”, afirma.

La coordinadora de esa institución, Fabiana Duarte, asegura que uno de cuatro niños tiene uno o ambos padres fuera de las fronteras. Ellos son los llamados "dejados atrás".

De acuedo a Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap) hay al menos 900.000 niños "dejados atrás" en Venezuela.

“La principal característica es el sentimiento de abandono. Pero el proceso de la migración no sólo tiene que ver con el abandono. Tiene que ver con la adaptación a un nuevo entorno familiar: con quién se queda el niño, cómo se lleva con esta persona”, dice Abel Saraiba, coordinador del servicio de psicología de Cecodap.

Por otro lado, Luisa Pernalete quien funge como coordinadora nacional de Fe y Alegría, alerta que “sufre el niño que se queda. Sufre, también, el padre, porque es una emigración forzosa, no se van por que quieren irse. Y sufre también el familiar que se queda con el niño”. Una situación que define como un "drama con tres actores".

El drama de los ancianos "dejados atrás" en Venezuela

Si bien el tema de la infancia representa una realidad muy cruda en Venezuela, la situación de los ancianos no dista un ápice de lo que viven los niños.

Aproximadamente un 20 % de la población de la tercera edad se encuentra en total abandono debido al éxodo debido a la gran vulneabilidad y otros factores como la escasez de medicinas.

"Hay un incremento en algunos tipos de muerte. Por ejemplo las muertes en las colas para cobrar las pensiones o las personas que mueren por falta de atención en centros de salud. Por estar tan solas, son más vulnerables a la delincuencia. También trae un problema oculto que son las depresiones: hay un incremento de los suicidios de personas mayores que va de la mano con una alta escasez de medicamentos antidepresivos”, dice Luis Francisco Cabezas, presidente de Convite, según reseña Biobiochile.

Los abuelos son recluidos en los ancianatos que en su mayoría no cuenta con la infraestructura apta ni está equipada con los medicamentos necesarios.

Álvaro, un "dejado atrás" de 86 años en un ancianato de Mamera, al oeste de Caracas, confiesa que ha perdido 17 kilos en dos años. “No me querían. Decían que yo costaba demasiada plata”, recuerda con tristeza luego de que sus hijos se fueran a Colombia.

En este ancianato los abuelos comen principalmente pasta y arroz y eventualmente alguna asociación reparte algunos platos de sopa.

Baudelio Vega reclama que se deje entrar la ayuda humanitaria. "El problema es que el gobierno de Nicolás Maduro no reconoce ni la crisis humanitaria, ni la crisis migratoria. Para ellos entonces, es como si todas estas personas dejadas atrás no existieran", denuncia.

Con información de Biobiochile

MV

Categoria: