Marea negra: Barack Obama arremete contra petroleras y anuncia control estricto

La Casa Blanca dijo que Obama está "profundamente frustrado" por el hecho de que el petróleo sigue fluyendo a borbotones en el Golfo de México, tres semanas después de la espectacular explosión del 20 de abril que dos días más tarde hundió a la plataforma petrolera Deepwater Horizon.

El mandatario atacó a las tres compañías petroleras involucradas en el accidente, que dieron lo que llamó "un espectáculo ridículo" por tratar de culparse mutuamente de la tragedia ante una comisión del Senado.

"No voy a tolerar más dedos acusadores ni irresponsabilidad", dijo el mandatario tras la reunión con sus asesores.

Visiblemente enojado, Obama dijo que el gobierno federal también tenía que asumir responsabilidades y prometió un control más estricto sobre la industria petrolera.

Expertos advirtieron que la fuga de crudo puede ser hasta diez veces más intensa que la estimación original de 800.000 litros diarios.

Científicos que analizaron cuán lejos y rápido se mueven las partículas de petróleo en un video distribuido por BP, declararon a los medios estadounidenses que del pozo fluían en realidad cerca de 10 millones de litros diarios, con un margen de error de +/-20%.

Los datos sugieren que la marea negra ya es el peor desastre ambiental de la historia de Estados Unidos, eclipsando el accidente del Exxon Valdez. Pero la petrolera británica BP cuestiona los datos.

El director de operaciones de BP, Doug Suttles, también impugnó las nuevas estimaciones, alegando que no había forma confiable de medir la fuga.

"Pero lo que les puedo decir es que estamos organizando la mayor respuesta jamás organizada, la que no depende de si son 5.000 barriles diarios o una cifra diferente", dijo Suttles a CBS News.
El último esfuerzo de la empresa consiste en un intento por conectar un "embudo" en el fondo del mar, sobre el pozo, para canalizar desde allí el crudo hacia un buque contenedor.

Los trabajos comenzaron el jueves, pero el proceso estaba llevando más tiempo del esperado, anunció BP.

"Es verdaderamente complicado a causa de la profundidad" en la que se realizan los trabajos, a 1.500 metros bajo el mar, dijo a la AFP el portavoz de la compañía John Crabtree.

Rebecca Bernhard, otra representante de BP, afirmó que submarinos a control remoto estaban trabajando para ajustar y colocar el "embudo", un tubo de 53 cm de diámetro con un tubo más pequeño de 15 cm en su interior.

El gigante petrolero está bajo una creciente presión para que detenga la fuga de crudo, que amenaza los frágiles y ecológicamente importantes humedales de Luisiana.

El almirante de la Guardia Costera Thed Allen, a quien Obama encargó que supervise la respuesta contra la marea, dijo este viernes que la mancha estaba fragmentándose en manchas más pequeñas y numerosas.

"Eso es bueno y malo a la vez", aseguró. "Como se dispersa ampliamente es difícil de manejar, pero al mismo tiempo el derrame llega a la costa en pequeñas cantidades", agregó.

El desastre puso en evidencia la laxitud de los controles sobre la industria petrolera. The New York Times informó que el Minerals Management Service (Servicio de Gestión Minera), un organismo federal encargado de controlar las perforaciones petroleras, autorizó a BP a realizar perforaciones sin haber obtenido antes los permisos de rigor.

BP se comprometió a proteger la costa y a realizar la limpieza total, pero hasta ahora no ha tenido éxito siquiera para enlentecer la fuga.

Suttles dijo el viernes que los nuevos esfuerzos para detener el escape no comenzarían hasta el final de la próxima semana. "Las técnicas que emplearemos en las próximas 24 horas, es necesario recordarlo, son para reducir el escape, no para detenerlo", precisó. AFP

Categoria: