Mark Yagalla, el ‘lobo de Wall Street’ adicto al sexo

Mark Yagalla tiene una vida muy parecida a la presentada en la película The Wolf of Wall Street. Un joven que busca las mejores oportunidades para su futuro, acude a Wall Street y rápidamente comienza a ganar dinero a través de algunas operaciones que rozaban los límites de la legalidad. ¿La principal diferencia?, mientras Jordan Belfort es representado por Leonardo DiCaprio como una persona capaz de consumir “suficientes drogas como para sedar a Manhattan, Long Island y Queens durante un mes”, Yagalla prefería doparse con la adrenalina del sexo.

Yagalla, que destacó por mantener relaciones sexuales con numerosas Playmates, afirma que el primer capricho que se permitió con su recién adquirida riqueza fue alquilar un yate de 125 pies para navegar en Las Bahamas acompañado, solamente, de 10 hermosas mujeres. Una pequeña aventura en comparación con una vida donde el sexo marcaba un índice tan importante en su cotidianidad como las cotizaciones del boom financiero de internet.

Tras haber sido condenado a 65 meses en prisión, durante los cuales también logró tener relaciones sexuales con prostitutas, Yagalla ha buscado reestructurar su vida y aprovechar su experiencia para concientizar a las nuevas generaciones, un objetivo que está buscando alcanzar con la publicación de su libro The Prodigy, the Playmates, and the Missing $50 Million, así como con la calma de una pareja estable: “estoy con una buena chica que no busca fortunas, sino que me ama por quién soy y eso no tiene precio”.

Con 19 años pasaste de no tener nada a ser millonario, ¿cómo cambió tu percepción del mundo?
Me sentí como si estuviera en la cima del mundo. Nada estaba planeado, simplemente sucedió. Tuve el impulso y la motivación para hacerme rico en los mercados y, si bien la mayoría de las personas lo tienen, a mí me ayudó la suerte.

Yo estaba en el lugar correcto durante el momento oportuno cuando el boom de Internet comenzó a despegar, a lo que se sumó mi capacidad para reunir dinero. La gente confiaba en mí, ya que era un honrado y educado joven, corriéndose la voz a una gran cantidad de personas.

Cuando recibiste tu primera gran suma de dinero, ¿qué capricho te complaciste?
Mi primer gran capricho fue comprarme un Mercedes Benz 500SL (1997) con todos los complementos deportivos por un valor de 97.000 dólares. Luego fue un condominio por unos 250.000 dólares.

Si nos limitamos sólo al placer, yo diría que fue el alquiler de un yate, de 125 pies, en Las Bahamas junto a unas 10 chicas. Este fue mi primer capricho en términos de mujeres y libertinaje.

Image

Aseguras haber tenido una adicción al sexo, ¿con cuántas mujeres calculas que te has acostado?
Nunca he ido llevando la cuenta, ni establecido como meta acostarme con un número X de mujeres. Me he acostado con varios centenares de mujeres pero, sinceramente, creo que si conociera la cantidad exacta me asustaría.

Yo estaba más enfocado en disfrutar la experiencia sexual. Si entre una chica y yo había una gran química, estábamos juntos por bastante tiempo, incluso sin mantener una relación exclusiva. Nunca tuve el sueño de estar con una chica para luego necesitar una nueva. Si el sexo era espectacular con una, ¿para qué iba a buscar una sustituta tan rápido?

Usualmente, sólo cambiaba cuando me aburría de la chica con la que estaba manteniendo relaciones.

¿Cuál ha sido la experiencia que más te ha impresionado en el ámbito sexual?
Sin ninguna duda, tomar la virginidad de mi actual novia. No la cambiaría por ninguna Playmate.

¿Qué aspectos buscaba en las mujeres con las que mantenías relaciones sexuales?
Buscaba una atracción. Considero que puedo leer muy bien a las mujeres e ignoré a varias por el solo hecho de pensar que serían malas en la cama. Mi instinto siempre ha sido mi guía. No lo sabría explicar, es simplemente un don.

¿Qué ocasionó la desaparición de tu fortuna?
Una gran parte estuvo relacionada con el estallido de la ‘burbuja punto.com’. Mi cartera de clientes estaba debajo del agua y buscaban retirarse del mercado. Pero además se sumaron los 11 millones de dólares de ajuste en los márgenes de las empresas de corretaje.

¿Junto al dinero desapareció también el apetito sexual?
Tras perder el dinero fui arrestado y, hasta que abandoné la cárcel, atravesé un período en el que odiaba a las mujeres. Quería estar solo, por lo que rechacé a las mujeres que querían salir conmigo antes de ingresar a prisión.

Además, cuando sabes que irás a la cárcel lo único que quieres hacer es embriagarte todas las noches.

Su historia recuerda a la película The Wolf of Wall Street, ¿se podría decir que la película refleja una parte de su vida?, ¿en qué se diferencia?
Mi historia es muy similar a The Wolf of Wall Street. La gran diferencia radica en que, a los 19 años, yo era una de las víctimas que estaba al otro lado del teléfono. Llegué a perder 250.000 dólares en un fraude de pump and dump realizado por dos firmas de corretaje: el Long Island Kensington Wells y Royce Investment Group, empresas que usaron el mismo método que aparece en la película.

Fue una pérdida devastadora para mí y nunca la olvidaré. Esa derrota me llevó al camino de la maldad, ya que acudí a un abogado para denunciar el fraude y su respuesta fue que era una pérdida de tiempo y que me aconsejaba unirme al club del pump and dump.

En cuanto a la película, siento que Hollywood hizo una gran injusticia al no abordar a las víctimas de los crímenes de Jordan Belfort.

Image

Fue condenado a pasar 65 meses en prisión, ¿cómo recuerda esta etapa de su vida?
Lo recuerdo vívidamente y con cariño. El único inconveniente fue estar lejos de la familia, pero tuve visitas semanales.

En la cárcel comí sano, me puse en forma, practicaba yoga y aproveché el tiempo para la reflexión. Fui asignado a una prisión en Pensacola (Florida), ahí trabajé en un restaurante de la Marina ubicado en la playa, desde donde tuve acceso al correo, a computadoras, a dinero, celulares, cigarros cubanos y buena comida: carne y langosta junto a un habano en la costa.

La Marina también tenía un hotel donde había prostitutas, así que mientras los presos con esposas y novias pasaban tiempo con ellas, yo, que por desgracia estaba solo, me veía con las prostitutas. ¡Incluso en la cárcel yo seguía manteniendo relaciones sexuales!

¿Considera cierta la frase de la película: “Mi primer día en prisión estaba aterrado. Por un momento olvidé que vivía en un mundo donde todo está a la venta…”?
Yo me rendí ante la cárcel de Pensacola.

El día antes de entrar a prisión volé hasta Florida y me registré con sólo 19 dólares en el bolsillo. Luego fui hasta Sammy, un club de striptease, y fui al hotel con una de las chicas a cambio de 1.000 dólares. Disfruté y me divertí mucho la noche antes de entrar a prisión.

Al día siguiente, fui procesado y me asignaron a una habitación con nueve chicos. Cuando entré, me preguntaron qué había hecho. Les dije la verdad, era un ladrón de cuello blanco que había trabajado en Wall Street. Uno de ellos me preguntó si conocía a un hombre de Wall Street que, según había visto en la prensa, se había acostado con un gran número de Playmates. Le pregunté si aún tenía los artículos y, al conservarlos, le pedí que me los mostrara.

Cuando los sacó y miró dijo: “¡Mierda!, tú eres ese tipo”. Esa conversación me convirtió en una celebridad en la prisión. Todos querían ser mis amigos y no tuve problemas con nadie. Hice verdaderas amistades dentro de prisión, a fin de cuentas hay muchas buenas personas que sólo están ahí por haber cometido un error.

¿Cómo es su vida ahora que ha pasado por toda esta experiencia?
Doy gracias a Dios todos los días por estar vivo. Intento vivir cada día al máximo y, de alguna extraña manera, he encontrado la verdadera felicidad. El dinero y la gran cantidad de mujeres no lo eran.

Las pequeñas cosas de la vida son aquellas que ahora amo y aprecio. Ahora soy más feliz de lo que nunca había sido y espero poder transmitir esta sabiduría a otras personas y, así, intentar que no cometan los mismos errores.

Image

¿Aún conserva una parte de su fortuna o está empezando de cero?
Estoy comenzando de cero, pero consciente de que el dinero no compra la felicidad. Una cama es una cama, una ducha de agua caliente es una ducha caliente y una buena taza de café sigue siendo una buena taza de café. Las cosas tienen un sabor y se sienten mejor después de todo lo que he pasado.

¿Y su adicción con el sexo?
Hay grandes tentaciones: me siento especialmente atraído por los pechos de silicona. Pero las cosas han cambiado. Ahora estoy comprometido en mi relación y siendo monógamo por primera vez en mi vida. ¿La razón?, estoy con una buena chica que no busca fortunas, sino que me ama por quién soy y eso no tiene precio.

Intenté comprar el amor, pero es algo que nunca se logra realmente comprar.

¿Qué mensaje busca transmitir con su libro The Prodigy, the Playmates, and the Missing $50 Million?
Quiero que los jóvenes sepan que pueden lograr cualquier cosa que se propongan. Sólo tienen que seguir el camino correcto: nada aparece de la nada, hay que trabajar duro y con ética para alcanzar las metas. Hay que recordar que no hay atajos.

El segundo motivo es quité 50 millones de dólares a campesinos, ya que es muy fácil de hacer por ser personas que no se esperan una estafa. Ahora quiero que la gente conozca lo sencillo que es ser estafados y se puedan proteger por sí mismos. El mismo motivo por el que, además del libro, he realizado un programa de radio llamado ¿Está siendo estafado?, donde ayudo a quienes tienen dudas sobre sus operaciones comerciales.

¿Quién mejor para pedir un consejo que a alguien que conoce cómo estafar a las personas?

Image

¿Está previsto traducir la obra a otros idiomas además del inglés?
Sí, quiero que todas las personas conozcan mi experiencia y aprendan su moraleja.

¿Considera que su historia podrá servir de inspiración para otra producción cinematográfica?
Tuve la oportunidad de realizar una película de mi vida antes de entrar a la prisión, pero la descartamos por recomendación de mis abogados. Sin embargo, por las similitudes con la historia de The Wolf of Wall Street existe una posibilidad.

Mi historia cuenta, sin lugar a dudas, con más escenas de sexo e implicaría a celebridades: Hugh Hefner o el expresidente George W. Bush (al ser uno de los mayores contribuyentes de su campaña con 320.000 dólares).

La película permitiría discutir con mayor profundidad cómo trabajaba Wall Street al final de los años 90, ya que The Wolf of Wall Street sólo muestra esa realidad hasta finales de 1980. Simplemente, es la historia de un niño que, tras terminar la universidad, se convierte en multimillonario por acciones de internet y lo pierde todo en un accidente.

¿Cuáles son sus próximos proyectos después del lanzamiento del libro?
Tengo previsto realizar seminarios sobre Cómo evitar el fraude, así como asesorar a los jóvenes en la búsqueda de la felicidad y aprender a cómo no cometer los mismos errores que realicé durante mi adolescencia y años posteriores.

Image

Tras las huellas del ‘lobo’
Si pudiera revivir un día en su vida de millonario, ¿a cuál regresaría?
A uno de esos días que describo en el primer capítulo del libro, donde tengo una vida muy extravagante con helicópteros, aviones Gulfstream, autos de lujo, suites presidenciales en hoteles cinco estrellas y millones de dólares en líneas de crédito en todos los casinos de Las Vegas.

¿Cuáles son los tres principales errores que pueden llevar a perder una fortuna?
La codicia, arrogancia y pensar que hay una forma rápida de hacerse rico (¡no la hay!)

¿Cómo describiría la sensación de estar con una PlayMate?
Un chute de adrenalina. Nos gustaba ir a clubes nocturnos para que todos nos miraran. Si bien para la mayoría de los chicos una Playmate era un sueño, para mí era sólo un juego. Yo era un niño en Navidad y las Playmate el juguete que recibía.

¿Qué mensaje le daría a un joven de 19 años que acaba de convertirse en millonario?
No permitas que el dinero se te suba a la cabeza, mañana puede desaparecer. Ahorra e invierte con sabiduría. Intenta encontrar una buena chica y no le hagas saber que eres un millonario. Mantente alejado de Miami, Las Vegas y Hollywood, porque te comen vivo. Esté en relación constante con sus familiares, así como encuentre un mentor que le sujete los pies a tierra.

Entender que puedes ser millonario, pero no por esto lo sabes todo. Mantén la confianza en ti, ya que es fácil encontrar chicas y socios dispuestos a tomar todo tu dinero. Por lo que no permitas que te suceda lo que me pasó a mí.

Fotos: Biel Calderón Rincón - Daily Mail Australia

@JosePuglisi para Informe21

Categoria: