Mérida: "Enjambre sísmico" suma 130 temblores desde el sábado

Desde el primer sismo de 5,1 registrado a las 2:28 minutos de la madrugada del pasado sábado 7 de noviembre suman unas 130 réplicas como resultado del enjambre sísmico registrado en la zona andina.

De las réplicas 36 se presentaron el sábado, 22 el domingo, 23 el lunes, 24 el martes, 10 el miércoles, 10 el jueves y en lo que va de viernes cinco.

La mayoría de los temblores han sido imperceptibles y ninguno ha llegado a magnitud 5.

La presidenta de la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis), Aura Fernández, se trasladó a Mérida y junto a su equipo de expertos encabezado por Franck Audemard y Carlos Reinoza, geólogos de la fundación de la Universidad de Los Andes (ULA), evalúan las causas y consecuencias específicas del sismo.
En declaraciones recientes,Alejandro Linayo, presidente del Centro de Investigación de Gestión Integral de riesgo de Mérida, afirmó que duración de un ‘enjambre sísmico’ no es predecible, pues se puede presentar durante varias semanas, tal como ha ocurrido en Mérida en anteriores oportunidades. “El comportamiento suele ser más o menos el mismo, un primer evento más o menos moderado, y luego una serie de eventos adicionales”.

El especialista subrayó que “la experiencia que se ha tenido en el laboratorio de Geofísica de la ULA, que es un espacio que estudia estos temas desde el año setenta, es que pudiera ser entre 10 a 20 días en promedio (...) Vivimos en una zona donde estos fenómenos son propios”.

No existe vinculación científica entre este evento y otros posibles temblores más fuertes a futuro, por lo que Linayo llamó a no hacerse eco de informaciones infundadas que han sembrado pánico en la población.

En Venezuela —detalla Funvisis en su portal— “la zona de mayor actividad sísmica corresponde a una franja de unos 100 kilómetros de ancho, definida a lo largo de los sistemas montañosos de Los Andes, la Cordillera Central y la Cordillera Oriental, lugares en los que se ubican los principales sistemas de fallas sismogénicas del país: Boconó, San Sebastián y El Pilar, propuestos como el límite principal entre las Placas Caribe y América del Sur. Además de este sistema de accidentes tectónicos, existen otros sistemas activos”.

El pasado 25 de agosto de 2015 también ocurrió el fenómeno denominado enjambre o tormenta sísmica en el oriente venezolano, en los alrededores de Carúpano, estado Sucre, al registrarse más de 100 eventos sísmicos, en su mayoría imperceptibles para la población.

Funvisis detalló en su portal que “un enjambre o tormenta sísmica, conocido en inglés como seismic swarm, son una sucesión de sismos localizados en un área determinada, que ocurren en un período corto de tiempo”.

La Fundación indicó además, que “en Venezuela se han estudiado alrededor de 13 tormentas sísmicas localizadas en algunas áreas de territorio nacional, entre las que podemos mencionar cuatro en años recientes, Duaca (enero de 2011), Choroní (junio de 2013), Mérida (julio de 2013) y Umuquena (febrero de 2015), y adicionalmente otros casos destacados como la Tormenta Sísmica de Boca del Tocuyo (1989); Tormenta Sísmica de La Tortuga (1990); Tormenta Sísmica ocurrida en el estado Lara (en los meses Agosto-Septiembre de 1991); Enjambre Sísmico ocurrido en el estado Táchira (en los meses Enero-Junio de 1994); Tormenta Sísmica de los Arangues - estado Lara (1995); Tormenta Sísmica al suroeste de Ciudad Bolívar (julio 2006)”.

Fuente: Panorama

EA

Categoria: