Muerte de neonatos en el Pérez Carreño no es atribuible a bacteria Klebsiella Pneumoniae

"Eran niños de extremo bajo peso, muy inmaduros y la causa de las muertes fue por otras causas", explicó la galena al rechazar las versiones manipuladas ofrecidas en algunos medios de comunicación privados, los cuales han asegurado que esta bacteria produjo el deceso de los infantes.

Señaló que algunos de estos neonatos, además de ser prematuros, tenían problemas respiratorios. "Ellos por ser prematuros tienen los pulmones y todos los órganos muy inmaduros, por lo cual son susceptibles de desarrollar cualquier problema que puedan conducir a la muerte. Mientras mas inmaduro sea el niño, más riesgo tiene de tener alguna complicación que lo pueda llevar a la muerte".

De igual modo, indicó que "esta bacteria (Klebsiella Pneumoniae) causó la muerte de un solo niño, fue algo inédito para nosotros, nunca había sucedido que fallecieran en un mismo día cuatro niños (en el Pérez Carreño)".

Prieto también refutó la información dada en las empresas de comunicación privadas, referida a que ella haya informado que los neonatos fueron quienes llevaron la bacteria al hospital Pérez Carreño. "Eso no fue así, hay tergiversación y mucha desinformación", aseveró la médico pediatra.

Detalló que a cuatro de los neonatos fallecidos les creció la Klebsiella Pneumoniae y a tres de éstos se le erradicó de la sangre la bacteria, "lo cual se puede comprobar en los cultivos que les realizamos". Dijo que se les colocó un tratamiento y luego se les realizó cultivos de control que demostraron que la bacteria había desaparecido.

"Nosotros tenemos los cultivos donde se demuestra que la bacteria desapareció de la sangre. De estos cuatro niños, a tres se les eliminó y desafortunadamente a uno le causó meningitis y el niño posteriormente falleció", relató.

Controlada bacteria en área neonatal

El caso de la muerte de varios niños en al área de cuidados intensivos neonatal del hospital Miguel Pérez Carreño de Caracas, conocido recientemente, fue atribuido a la bacteria Klebsiella por los medios que divulgaron la información.

La Klebsiella pneumoniae vive en los intestinos y en las manos de los seres humanos, pero en el caso de los recién nacidos prematuros puede causar infecciones severas debido a que no cuentan con un sistema de defensa bien desarrollado.

"La Klebsiella vive en el intestino de los seres humanos, en condiciones normales no produce ningún tipo de problema, pero si se transmite a un paciente inmunosuprimido o a un bebé prematuro le puede causar infecciones severas", enfatizó la doctora Pietro.

Agregó que el Hospital Miguel Pérez Carreño cuenta con toda la tecnología disponible para atender de manera adecuada a los neonatos.

"Una vez que conocí esta situación tomé las riendas de la dirección de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal, tomamos una serie de medidas que dictan las normas nacionales e internacionales para el control de infecciones intra-hospitalarias y a raíz de esas medidas desde el 8 de octubre no se han detectado ningún otro caso de esta bacteria", indicó.

La Directora del hospital Pérez Carreño garantizó que la bacteria Klebsiella Pneumoniae no se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal y aseveró que este centro asistencial cuenta con personal capacitado para atender a los niños que ingresan a este servicio. AVN

Categoria: