Nagasaki pide el fin de la energía nuclear a 66 años de la terrible bomba atómica

El alcalde de Nagasaki, Tomihisa Taue, se refirió en su Declaración por la Paz al accidente en la central nuclear de Fukusgima y se refirió a la incredulidad que le produjo que tuviera lugar en un país cuyo compromiso ha sido “no más hibakusha” (como se conoce en Japón a las víctimas de la bomba atómica).

“No importa cuánto nos lleve, es necesario promover el desarrollo de las energías renovables en lugar de la energía nuclear para convertirnos en una sociedad con una base energética más segura”, dijo Taue a la sombra de la famosa estatua por la paz esculpida por Seibou Kitamura.

El alcalde también pidió el fin de la proliferación nuclear a los países poseedores de armas nucleares y urgió al Gobierno japonés a esforzarse por promover este objetivo y aplicar medidas de alivio que se correspondan con la realidad de los supervivientes de la bomba atómica, muchos de ellos ancianos.

El número de supervivientes de la bomba atómica reconocidos oficialmente por la ciudad era el pasado marzo de 40.908, con una edad media de 76,8 años.

El primer ministro nipón defendió, al igual que hace tres días en la ceremonia que conmemoró el bombardeo atómico de Hiroshima, reducir la dependencia de Japón de la energía nuclear tras la crisis en Fukushima e investigar a fondo las causas del accidente en la central tras el terremoto del 11 de marzo.

Kan volvió a defender en su discurso los tres principios no nucleares de Japón (no poseer, producir o introducir armas atómicas en el país), al tiempo que destacó el compromiso de la nación asiática para liderar los debates globales que buscan acabar con la proliferación nuclear. EFE

Categoria: