“Nunca Jamás en Venezuela”, las injusticias que viven los presos políticos

“Nunca Jamás en Venezuela”, las injusticias que viven los presos políticos

En los 20 años del chavismo, el Foro Penal Venezolano ha contabilizado 14.655 presos políticos. Hasta la fecha hay 775 detenidos, una cifra récord en el país. El 2019 ha sido el año con más aprehensiones, 1.683 personas fueron privadas de libertad por motivos políticos desde el 1° de enero hasta el 29 de abril de este año.

El tercer episodio de la serie documental Nunca Jamás en Venezuela, proyecto audiovisual que narra las historias de distintas víctimas del régimen de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, muestra la realidad de cinco casos de presos políticos. Torturas, amedrentamiento e injusticias es la vida a la que están sometidos todos aquellos que piensen distinto a las políticas del "socialismo del siglo XXI" y que son colocados tras las rejas. Los familiares, así como los propios excarcelados, cuentan las atrocidades a las que han sobrevivido pero que, sin embargo, aseveran no han quebrado su espíritu de lucha por recuperar la libertad del país.

Iván Simonovis

Cada 11 de abril la familia Simonovis recibe una llamada de amenaza e insultos. El padre de este hogar, el comisario Iván Simonovis, fue condenado a la pena máxima (30 años de prisión) por los sucesos en Puente Llaguno el 11 de abril de 2002, fecha en la que se intentó derrocar a Hugo Chávez del poder.

Para ese momento el comisario era Jefe de Seguridad de la Alcaldía Metropolitana de Caracas. Tanto él como otros siete funcionarios de la Policía Metropolitana (PM) fueron detenidos arbitrariamente y condenados sin ningún tipo de prueba que demostrara su culpabilidad. Hasta la fecha, siguen privados de libertad.

"Ellos fueron los culpables necesarios de Hugo Chávez para que no se investigara lo que ocurrió ese día. Fíjate que los pistoleros pro chavista, que mataron a 19 venezolanos, son llamados héroes de la revolución, dice Bony Pertíñez de Simonovis, esposa de Iván Simonovis".

Igualmente señala que, para ese entonces, era difícil transmitir entre la opinión pública que a un policía se le estaban violando sus derechos humanos. Chávez apenas tenía tres años en el poder y, aunque la gente demostró descontento ante su mandato, no existían presos políticos. Simonovis y los PM fueron los primeros. "Fueron el tubo de ensayo de lo que estamos viviendo actualmente", acota Bony.

Casi 15 años lleva Simonovis preso. Desde el 2014 se encuentra bajo arresto domiciliario por una medida humanitaria que le otorgaron debido a sus condiciones de salud. En los 10 años que estuvo entre Ramo Verde y El Helicoide solo vio la luz solar por 13 días, lo que le generó una osteoporosis severa. Nunca le han permitido una atención médica completa e integral.

Seguir leyendo en infobae.

YS

Categoria: