Obama anuncia progresos en Oriente Próximo este año

Obama ha llegado hoy a Alemania en su primera parada en Europa de su gira internacional tras su discurso de ayer en El Cairo especialmente dirigido al mundo musulmán. Además, ambos dirigentes han tratado asuntos como Oriente Próximo, Afganistán y Guantánamo tras la oferta de un "nuevo comienzo" que lanzó ayer desde Egipto; sin olvidar la crisis económica y la lucha contra el cambio climático.

Entre ellos, ha destacado el anuncio de Obama de que se pueden alcanzar avances entre israelíes y palestinos. "Todos estaban clavados en su postura, ni se podían sentar en la mesa. Por eso teníamos la necesidad de relanzar el diálogo creando el marco para ello, porque Estados Unidos no puede resolver el problema solo. Son ellos los que tienen que tomar decisiones", ha afirmado antes de advertir de que algunas de ellas serán "difíciles". No obstante, "estoy seguro de que si nos mantenemos firmes, habiendo empezado pronto, podemos lograr algunos progresos serios este año", ha asegurado.

Para Obama, "es el momento de actuar". "Estados Unidos no puede obligar a la paz entre las partes implicadas, pero lo que hemos intentado hacer es aclarar algunos de los malentendidos", ha explicado.

Visita a Buchenwald

Obama ha llegado esta tarde al campo de concentración de Buchenwald, en el este de Alemania, para rendir homenaje a las víctimas del Holocausto. El presidente estadounidense ha recorrido las instalaciones junto a Merkel y los supervivientes Elie Wiesel y Bertrand Hertz. Luego, han caminado por el área donde antaño se encontraban los barracones que albergaban a los prisioneros del campo, que en su día llegó a contar con 130 campos satélite y extensiones.

El mandatario ha despositado otra rosa blanca en el monumento central del campo, donde guardó unos momentos de silencio antes de escuchar las explicaciones que le proporcionaban la canciller y los supervivientes del campo. El campo de concentración de Buchenwald era uno de los mayores en la Alemania nazi y se calcula que cerca de 56.000 personas, la mayoría de ellas judías, murieron en sus instalaciones durante la II Guerra Mundial.

Uno de los tíos abuelos de Obama, Charles Payne, formó parte de las tropas estadounidenses que contribuyeron a liberar el campo al término de la Guerra Mundial. Se calcula que el campo albergó a cerca de 250.000 presos entre su inauguración en julio de 1937 y su liberación, en abril de 1945. Cuando fue liberado aún permanecían encerrados cerca de 21.000 prisionros, 4.000 de ellos judíos.

Más temprano, Obama y Merkel han participado en una breve ceremonia en el castillo de Dresde, en la que el presidente estadoundense firmó en el Libro Dorado de visitantes distinguidos de la ciudad. "Greetings from the people of the United States" ("Saludos del pueblo de Estados Unidos"), ha escrito Obama al depositar su firma.

A continuación, Obama concluirá su breve estancia en Alemania, de apenas 24 horas, con una visita a la base militar de Landsthul, donde visitará a los soldados estadounidenses ahí estacionados y el hospital militar donde se atiende a los heridos procedentes de Irak y Afganistán.

Por último, Obama, que comenzó su actual gira en Arabia Saudí el miércoles, partirá esta misma noche hacia Francia, donde mañana participará en los actos de conmemoración del sexagésimo quinto aniversario del Desembarco de Normandía. El presidente estadounidense tiene previsto reunirse en París este fin de semana con su esposa, Michelle, y sus hijas, Malia y Sasha, con las que, según la Casa Blanca, recorrerá la capital francesa el domingo antes de emprender regreso ese mismo día a Washington. (EFE)

Categoria: