Obispos católicos de Estados Unidos necesitan más exorcistas para enfrentar al demonio

Hasta ahora, según fuentes eclesiásticas, los exorcistas han mantenido un perfil muy bajo dentro de la iglesia estadounidense, que siempre ha sostenido que hay que evitar en todo caso cualquier percepción de que "el exorcismo es magia o superstición".
Según Catholic News Services, a la conferencia asistirán más de 55 obispos y 66 sacerdotes y se celebra justo antes de la Conferencia Episcopal de otoño que comienza el lunes en Baltimore.
Thomas Paprocki obispo de Springfield, la capital del estado de Illinois, que es uno de los organizadores de la conferencia, indicó en declaraciones que recoge Catholic News Services, que sólo un pequeño número de sacerdotes de EEUU "tienen la formación y los conocimientos suficientes para realizar un exorcismo".
Por tanto, estos sacerdotes se han visto a menudo abrumados con solicitudes de realizar exorcismos en diferentes partes del país. De ahí que se haya considerado necesario realizar estos seminarios de formación para tratar de ampliar el número de clérigos capaces de practicar el rito.
El obispo Paprocki indicó que en EEUU hay "cinco o seis exorcistas" y en su opinión, es deseable que cada diócesis tenga su propia persona capaz de llevar a cabo el rito. Subraya, no obstante, que "no todo el mundo que piensa que necesita un exorcismo realmente lo necesita".
"Se usa sólo en aquellos casos en los que el demonio está envuelto extraordinariamente de muchas formas y posee a la persona", dijo este obispo que señaló que, evidentemente esto es "raro, es extraordinario, como es también raro y extraordinario el uso del exorcismo. Pero tenemos que estar preparados".
Entre los ponentes estarán el cardenal Daniel DiNardo, arzobispo de Galveston-Houston, Texas, y un sacerdote-ayudante de Nueva York el arzobispo Timothy Dolan.
Los signos de posesión diabólica aceptados por la Iglesia son, por ejemplo, la reacción violenta al agua bendita o a cualquier cosa santa, el hablar en idiomas que la persona poseída no conoce y la manifestación anormal de fuerza física.
El exorcismo es un acto privado que incluye la lectura de salmos y oraciones, rociar al poseído con agua bendita y una serie de acciones que terminan mandando al demonio que salga del cuerpo del exorcizado.
Según el Canon 1172 del derecho canónico, sólo aquellos sacerdotes que tengan permiso de sus obispos pueden realizar un exorcismo después de la capacitación adecuada.
El Catecismo de la Iglesia Católica explica que el exorcismo se debe realizar cuando la Iglesia, mediante la persona de un exorcista, pida "públicamente y con autoridad" en el nombre de Cristo "que una persona o un objeto sea protegido contra el poder del maligno y sustraída a su dominio". EFE

Categoria: