Obsesionada con la limpieza se lava las manos 300 veces al día

De acuerdo a la propia Julia, esta fijación comenzó hace dos décadas, cuando trabajaba en un laboratorio donde manipulaba muestras de orina, de heces y de sangre con HIV, informó el portal Tabasco Hoy.

Entonces el empleo requería de ella un estricto cuidado de su higiene, por lo que se lavaba varias veces al día.

Con el tiempo la obligación se le convirtió en un hábito, luego en una obstinación hasta que desarrolló Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

"Pensé que iba a poder controlarlo", declaró la señora, quién no pidió ayuda profesional cuando los síntomas se hacían cada vez más evidentes.

Con el tiempo esa misma obsesión le impidió seguir trabajando en el laboratorio, así que en 2009 llamó finalmente a la Asociación de Salud Mental de Singapur.

"Estaba a punto de suicidarme", declaró la mujer.

"La Asociación me ayudo a encarrilar mi vida", Sin embargo, el tratamiento no le duró mucho, y luego de unos meses Julia empezó a faltar a las citas de la Asociación y su situación volvió a empeorar.

Por suerte, un consejero de la Asociación intervino y con ayuda de sus amigos y familiares lograron internarla. Hoy en día, Julia sigue bajo tratamiento y dice que ya retomó el control de su vida. Sin embargo el proceso de cura definitiva es largo y todavía sigue lavándose las manos varias veces por hora.

Fuente: http://www.panorama.com.ve/portal/app/vista/detalle_noticia.php?id=38685

DJ

Categoria: