Skip to main content
OPS: Aumentan casos de COVID-19 en América, “El virus no toma vacaciones”

OPS: Aumentan casos de COVID-19 en América, “El virus no toma vacaciones”

La agencia de salud regional de la ONU indica que la mayoría de los nuevos casos se produjeron en América del Norte, aunque en el área sur del continente creció la incidencia de la enfermedad con fuertes subidas en Ecuador, Paraguay y Bolivia. La gran subida de los casos en Europa debe suponer un toque de atención para este continente, advierte el organismo.

Tras informar que durante la última semana aumentaron un 23% los nuevos casos de COVID-19 en la región, con 880.583 nuevas infecciones y más de 15.000 muertes, la directora de la Organización Panamericana de la Salud emplazó este miércoles a todas las personas a tomar “decisiones inteligentes” durante esta próxima temporada de vacaciones.

“Lo más inteligente que puede hacer ahora es vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como pueda hacerlo y cuando esté disponible en su país. Por favor, no dude en hacerlo ”.

Carissa Etienne llamó a las personas que todavía no se han vacunado a aprovechar el próximo periodo vacacional para hacerlo y así afrontar ese tiempo y los meses venideros con mejor salud y evitar ser un motivo de preocupación para su familia y amigos.

Recordó, no obstante, que estar vacunado no es una razón para ser complaciente y renunciar a otras medidas ya que no hay una " fórmula mágica” para detener el COVID-19, por lo que pidió a las personas que se vacunen, lleven mascarilla en lugares públicos y mantengan las distancias físicas.

“Estemos seguros de esto, el virus no se toma vacaciones y usted tampoco puede permitírselo. Se trata de una enfermedad muy peligrosa que ya ha matado a más de cinco millones de personas en todo el mundo y ha infectado a más de 264 millones: por favor, no se convierta en una estadística descuidando sus precauciones”, advirtió.

Aumentan los casos en el norte y el sur del continente; se disparan en un departamento de Bolivia

Etienne indicó que durante la semana pasada la mayoría de los nuevos casos de coronavirus ocurrieron en América del Norte, donde tanto Estados Unidos como Canadá informan de altas tasas de incidencia.

Aunque las nuevas infecciones cayeron un 37% en América Central, destacó que, en el área sur del continente, con la excepción de Brasil, Surinam y Venezuela, creció la incidencia de la enfermedad con fuertes subidas en Ecuador y Paraguay, y alertó de un aumento de casos del 400% en el departamento boliviano de Santa Cruz.

Del mismo modo, informó que en las ciudades colombianas de Bogotá y Medellín reportaron un aumento de casos y hospitalizaciones, especialmente entre las personas más jóvenes. También se incrementaron en Chile y Argentina.

El aumento de casos de COVID-19 en Europa es una advertencia para la región

Las advertencias de Etienne ante los periodos vacacionales vienen ligadas a los altos registros de COVID-19 que está experimentando Europa durante las últimas semanas.

La máxima responsable de la OPS recordó que las pautas registradas previamente en el viejo continente funcionaron posteriormente como “una advertencia futura” para el continente americano.

“Hemos visto una y otra vez cómo la dinámica de la infección en Europa se refleja aquí, varias semanas después. Y en las últimas semanas, muchos países europeos han notificado cifras récord de nuevos casos”, explicó.

Detalló que una cobertura de vacunación relativamente baja ha provocado un aumento de los casos en Europa del Este, mientras que, en la parte occidental, pese a contar con una importante cobertura de vacunas, persisten “grupos significativos” de personas sin inmunizar y se han relajado las medidas de salud pública “creando el entorno perfecto para la propagación del virus”.

La región europea podría superar los dos millones de muertes en marzo

Del mismo modo, la región europea de la Organización Mundial de la Salud estimó ayer martes que las muertes notificadas de COVID-19 en esa zona geográfica aumentaron la semana pasada hasta unas 4200 al día, un registro que duplica los 2100 fallecimientos diarios registrados a finales de septiembre.

El número de decesos acumulados por coronavirus en los 53 países de esa área ya superó la marca de los 1,5 millones.

El coronavirus se ha convertido actualmente en la primera causa de muerte en toda Europa y Asia central, según los números que maneja el Instituto de Métrica y Evaluación Sanitaria, que elabora escenarios hipotéticos  para la Oficina de la OMS en Europa.

La rama europea de la agencia sanitaria de la ONU prevé una “presión elevada o extrema” de la ocupación de camas en 25 países, y una carga alta o extrema en las unidades de cuidados intensivos en 49 de los 53 países de aquí al 1 de marzo de 2022.

Igualmente, prevé que, de seguir las tendencias actuales, el total de muertes registradas supere los 2,2 millones en la primavera del año que viene.

Los tres factores principales que están impulsando la alta transmisión de COVID-19 son:

  • La alta transmisibilidad de la variante Delta del virus, sin que ningún país reporte más del 1% de cualquier otra variedad.
  • Muchos países notificaron durante los últimos meses a sus poblaciones que el COVID-19 ya no representa una amenaza de emergencia y han suavizado las medidas de prevención como el uso de mascarillas y el distanciamiento físico en espacios concurridos o confinados.
  • El alto número de personas sin inmunizar, junto a la disminución de la protección que provee la vacuna contra la infección y patologías leves.

 

Excusas y mentiras

El doctor Tedros pidió una vez más a los fabricantes de vacunas que ya tienen la Lista de Uso de Emergencia que den prioridad a una distribución equitativa a través del mecanismo COVAX de la ONU, diseñado a tal efecto, en lugar de dar prioridad “al beneficio de los accionistas”.

Y añadió: “Seguimos escuchando excusas sobre por qué los países de bajos ingresos sólo han recibido el 0,4% de las vacunas del mundo. Una de ellas es que los países de bajos ingresos no pueden absorber las vacunas. Eso no es cierto. Con la excepción de unos pocos países frágiles, afectados por conflictos y vulnerables, la mayoría de los países de bajos ingresos están preparados”.

El problema, según explicó, es simplemente que no pueden conseguir las vacunas. Otra excusa de los fabricantes es que los países de bajos ingresos no han hecho pedidos de vacunas.

“La mayoría de los países de bajos ingresos dependen de COVAX, que tiene el dinero y los contratos para comprar las vacunas en su nombre. Pero los fabricantes no han cumplido su parte”, precisó el director de la Organización Mundial de la Salud, que indicó que todavía no se sabe cuándo entregarán las vacunas los fabricantes.

Además, indicó que “no deberían ir más vacunas del COVID-19 a los países que ya han vacunado a más del 40% de su población, hasta que COVAX tenga las vacunas que necesita para ayudar a otros países a conseguirlo también", sostuvo.

Según Tedros, tampoco deben administrarse más refuerzos, excepto a las personas inmunodeprimidas.

La mayoría de los países con una elevada cobertura vacunal siguen ignorando el llamamiento de la OMS a una moratoria mundial de los refuerzos, en detrimento del personal sanitario y de los grupos vulnerables de los países de bajos ingresos que siguen esperando las primeras dosis.  

Sin vacunas no puede acabar la pandemia, pero solo con ellas tampoco

El alto funcionario indicó que no se puede acabar con la pandemia sin vacunas, pero las vacunas por sí solas no acabarán con la pandemia. Las vacunas no sustituyen la necesidad de medidas sociales y de salud pública, sino que las complementan.

El distanciamiento físico, el evitar los espacios concurridos, las mascarillas, la ventilación, la higiene de las manos y otras medidas eficaces de salud pública siguen siendo importantes en todos los países.

“Cada país debe seguir ajustando y adaptando su estrategia”, concluyó.

*COVAX es parte de un esfuerzo global sin precedentes para suministrar vacunas para al menos el 20% de la población de cada país participante durante 2021, con el fin de proteger a las personas en mayor riesgo de presentar formas graves de COVID-19 y salvar vidas.

 NoticiasONU (Foto: ONU) Informe21/LJ