Pablo Medina García: un coach estilo shaolín

Pablo Medina García: un coach estilo shaolín

Pablo Medina García no es familia del dirigente político larense. Este Medina es merideño y se dedica a servir de guía a quienes buscan conocer su esencia y descubrir las herramientas que les abrirá el camino para cumplir sus destinos. Es su misión de vida. Es asesor de la Organización de las Naciones Unidas en liderazgo y trabajo en equipo y asesora para en bienestar y conciencia a algunos presidentes de empresas en Venezuela.

Cuando Pablo Medina García presentó la prueba para entrar en la universidad, el resultado le permitía escoger varias opciones relacionadas con números. Seleccionó ingeniería, mención polímeros en la Simón Bolívar. Duró cuatro años.

La agenda de la vida le tenía otra ruta que comenzó cuando formó parte del Campamento Navajivan de la mano a Raymond Cidad, su primer inspirador y mentor en el Aprendizaje Experiencial Basado en Aventura para Campamentos, Líderes y Equipos Corporativos.

Participó como fundador de Campamento Guaikinima, de ahí su camino siguió como fundador y asesor de campamentos en Venezuela y otros países como Campamento Llano Alto en El Tigre, Estado Anzoátegui, Campamento Maniapure Estado Bolivar , Campamento Alaya en Costa Rica, Sidonia en Colombia y hasta campamentos de Tai chi Chuan en México.

En esa búsqueda conoció a Piti Parra Duque a quien se refiere como Sifu, experto y entrenador en aprendizaje experiencial, desarrollo e interacciones humanas, quien lo inició en el mundo del desarrollo corporativo, mundos ancestrales, el arte de las negociaciones y en las artes internas, esos secretos de vida que por mucho tiempo guardaron los monjes Shaolin. Parra Duque le advirtió que “no existe universidad que enseñe esto. Si tienes la esencia conseguirás las herramientas para encontrar tu camino, cumplir con tu misión y llegar a tu destino”.

En ese camino conoció a su Sigung, el gran maestro Wong Kiew Kit, fundador del Shaolin Wahnam Institute, “una leyenda viviente” como afirma su biografía titulada “The way of the Master”, donde aparece el nombre de Pablo Medina García como instructor certificado y representante del instituto en Venezuela.

Con su Sifu y su Sigung vivió una etapa de entrenamiento y transmisión directa desde el 2006 y en el 2010 obtuvo el grado de sifu (maestro-padre) instructor de tai chi chuan para niños y jóvenes y en el 2012 como instructor internacional de la escuela shaolin Wahnam para enseñar chi kung “El arte del manejo conciente de la energía para la salud vitalidad y longevidad”, Tai Chi Chuan “El arte marcial del Cosmos Manifestado y Armonía del Yin y Yang” y zen “El arte de la Conciencia y Meditación”

Dejó de cazar ratones para cazar leones

Pablo Medina García comprobó en carne propia que no es fantasía o habladurías lo que se dice sobre el poder de la mente, la energía, la respiración y el acondicionamiento y fluir del cuerpo para mejorar la salud.
“Me operaron de un riñón y en uno de los ejercicios de respiración y meditación sentí calor y algo extraño en el lado de la operación. Pensé que se había abierto la cicatriz, que moriría. El sifu se me acercó y en voz muy baja me dijo: tranquilo, no esperes nada, y venga lo que venga, y pase lo que pase, disfruta”.

Posteriormente, le explicó que con la operación me tocaron nervios y algunas zonas que se recuperaron durante el ejercicio, se restablecieron las conexiones de los meridianos y su fluir de energía que sana las zonas bloqueadas y esto reestablece el flujo natural y la salud.

Viajó a Colombia donde conoció al doctor Edouard Li Nikolaevich, de origen ruso, quien afirmaba que para tener buena salud es necesario aprender a comer, tomar agua y a respirar. Estas tres actividades tan naturales en apariencia tienen gran importancia en los humanos pero no todos saben respirar y muchos no toman agua o ingieren cualquier tipo de bebida como sustituto y comen a deshora y a veces cualquier “bala fría”.

En Colombia Nikolaevich procesaba y distribuía un tipo de agua que luego comercializó por un tiempo en Venezuela. Para la venta y comercialización se invitó a Medina García, quien no tenía experiencia alguna como vendedor. La empresa vio un potencial en él y en una conversación de ventas el Dr. Li dijo algo que el pupilo desconocía: “Tienes municiones para cazar leones y estás cazando ratones”. Se refería al tipo de clientes que buscaba. Esa advertencia no pasó inadvertida.

Y ahora a cazar leones

Cuando el agua de lujo procesada por Nikolaevich llegó a Venezuela, Medina García fue miembro del equipo comercial y de la venta al por mayor. Ahí comenzó a “cazar leones”. Buscó y consiguió clientes cinco estrella, bancos, posadas, hoteles y restaurantes de lujo, entre ellos Le Gourment, cuyo gerente era Merlín Gessen, el mismo que hoy vemos en el programa matutino Portadas en Venevisión y que dicta talleres de neurogastronomía.

Cuando fue contactado para que formara parte del equipo de facilitadores en el diplomado de neurogastronomía aplicada presentó una oferta de temas que Merlin Gessen consideró que no podía quedar limitado a una o dos horas: autoconciencia y gestión de las emociones, conciencia social y gestión de relaciones, capacidad de sentir el cuerpo, libertad emocional, toma de decisiones éticas, misión de vida, manejo de la energía para el bienestar, cultivar y mantener la salud… Eran tantos, que distribuyeron los temas en varios módulos. Hoy ya van 4 diplomados en Maracaibo, 3 en Caracas y más de 200 Neurogastronomos formados. Hoy en día el Sifu Pablo como lo conocen en ese camino afirma que: “la Neurogastronomia es un camino de desarrollo y transformación personal, a través de la ella podemos despertar el carisma y la luz de los venezolanos, podemos transformar un país… haciendo consciente lo inconsciente”

También actúa como asesor de familias, es terapeuta sistémico familiar formado en el Instituto Bert Hellinger e iniciado por la Maestra Carola Castillo lo cual es definido como “un método sumamente eficaz para descubrir los enredos inconscientes y reunir el amor con el orden para que los vínculos puedan sanarse”. Dicta talleres de gerencia emocional y claves de gerencia exitosa, además, su más reciente formación y certificación es como Life Coach y Coach Organizacional Ontológico certificado en la Red Talento dirigida por Johanna Rodríguez y Mónico Carvajal.

Dedica un espacio al emprendimiento e impacto social como miembro fundador de un programa destinado a jóvenes en condición de riesgo en Venezuela. Se trata de “Mi vida en mis manos” junto a Janelia Rodriguez de COE Consultores y Claudia Valladares del Impact Hub Caracas.

A la calladita y como quien no quiere, el sifu Pablo Medina García agrega que es asesor de la Organización de las Naciones Unidas en liderazgo y trabajo en equipo y asesora para en bienestar y conciencia a algunos presidentes de empresas en Venezuela.

Pablo Medina García considera que está consciente de su esencia, experiencia y las herramientas para compartir, inspirar y enseñar, que el camino se le está abriendo y que su misión es inspirar y acompañar a quienes desean conocer y cumplir con su propio destino y ser co-creadores de una nueva realidad en Venezuela.

Parte del trabajo que desarrolla este sifu merideño lo podemos ver en su cuenta en Instagram @sifupablo.

ERN
Fuente: http://somosarepa.com/2019/01/18/pablo-medina-garcia-un-coach-estilo-sha...

Categoria: