El Papa Benedicto XVI pide que paren las armas en Libia y se de paso a la diplomacia

"Que el fulgor de Cristo llegue también a los pueblos de Oriente Medio, para que la luz de la paz y de la dignidad humana venza a las tinieblas de la división, del odio y la violencia", dijo el papa.

Benedicto XVI pidió que se recomponga la convivencia civil entre la población de Costa de Marfil, "donde urge emprender un camino de reconciliación y perdón para curar las profundas heridas provocadas por las recientes violencias".

En su mensaje, en el que repasó la situación de mundo, el Papa tuvo palabras de aliento y esperanza para Japón, golpeado por el reciente terremoto y posterior tsunami, y para todos aquellos países que en los últimos meses han sido probados por calamidades naturales que han sembrado dolor y angustia, como Colombia.

Benedicto XVI se refirió también a las persecuciones en los últimos tiempo de los cristianos en diferentes países del mundo, como Pakistán.

"Que se alegren los cielos y la tierra por el testimonio de quienes sufren contrariedades e incluso persecuciones a causa de la propia fe en el Señor Jesús. Que el anuncio de su resurrección victoriosa les infunda valor y confianza", indicó.

Concluido el mensaje, el Papa impartió la bendición "Urbi et Orbi" (a la ciudad de Roma y a todo el mundo) en 65 idiomas, entre ellos el español, portugués y guaraní. EFE

Categoria: