Skip to main content
Papa declara 10 nuevos santos, incluido sacerdote holandés

Papa declara 10 nuevos santos, incluido sacerdote holandés

El papa Francisco declaró el domingo a 10 personas como santos de la Iglesia Católica Romana, incluido un sacerdote holandés antinazi asesinado en el campo de concentración de Dachau y un monje ermitaño francés asesinado en Argelia.

El papa de 85 años, que ha estado usando una silla de ruedas debido a dolores en la rodilla y la pierna, fue conducido al altar al comienzo de la ceremonia, a la que asistieron más de 50.000 personas en la Plaza de San Pedro. Fue una de las reuniones más grandes allí desde que se relajaron las restricciones de COVID-19 a principios de este año.

Francisco cojeó hasta una silla detrás del altar, pero se puso de pie para saludar individualmente a algunos participantes. Leyó su homilía mientras estaba sentado, pero estuvo de pie durante otras partes de la Misa y leyó su homilía con voz fuerte, a menudo saliendo del guión, y luego caminó para saludar a los cardenales.

Francisco leyó las proclamaciones de canonización mientras estaba sentado frente al altar y 10 vítores se alzaron en la multitud cuando declaró oficialmente a cada uno de los 10 santos.

Titus Brandsma, quien era miembro de la orden religiosa carmelita y se desempeñó como presidente de la universidad católica en Nijmegen, comenzó a hablar en contra de la ideología nazi incluso antes de la Segunda Guerra Mundial y la invasión alemana de los Países Bajos en 1940.

Durante la ocupación nazi, se pronunció en contra de las leyes antijudías. Instó a los periódicos católicos holandeses a no publicar propaganda nazi, reseña La VOA

Fue arrestado en 1942 y recluido en cárceles holandesas antes de ser llevado a Dachau, cerca de Munich, donde fue sometido a experimentos biológicos y asesinado por inyección letal el mismo año a la edad de 61 años. Se le considera un mártir, ya que murió a causa de lo que la Iglesia llama "en odio a la fe".

El otro nuevo santo bien conocido es Charles de Foucauld, un noble, soldado, explorador y geógrafo francés del siglo XIX que más tarde experimentó una conversión personal y se convirtió en sacerdote, viviendo como un ermitaño entre los bereberes pobres en el norte de África.

Publicó el primer diccionario tuareg-francés y tradujo poemas tuareg al francés. De Foucauld fue asesinado durante un intento de secuestro por asaltantes tribales beduinos en Argelia en 1916.

Los otros ocho que fueron declarados santos el domingo incluyeron a Devasahayam Pillai, quien fue asesinado por convertirse al cristianismo en la India del siglo XVIII, y Cesar de Bus, un sacerdote francés del siglo XVI que fundó una orden religiosa.

Los otros eran dos sacerdotes italianos, tres monjas italianas y una monja francesa, todos los cuales vivieron entre los siglos XVI y XX.

“Estos santos favorecieron el crecimiento espiritual y social de sus naciones y de toda la familia humana, mientras, lamentablemente, en el mundo de hoy, las distancias se agrandan, las tensiones y las guerras aumentan”, dijo Francisco después de la Misa.

Los líderes mundiales tenían que ser "protagonistas de la paz y no de la guerra", dijo en una aparente referencia a Ucrania.

Se han atribuido milagros a todos los nuevos santos.

La Iglesia Católica Romana enseña que solo Dios realiza milagros, pero que los santos, que se cree que están con Dios en el cielo, interceden en nombre de las personas que les oran.

Varios otros católicos muertos en los campos de concentración nazis ya han sido declarados santos. Incluyen al sacerdote polaco Maximilian Kolbe y a la hermana Edith Stein, una monja alemana que se convirtió del judaísmo. Ambos fueron asesinados en el campo de Auschwitz en la Polonia ocupada por los nazis. VOA/ YS (Foto: )