Pasajeros del avión tuvieron conciencia de lo sucedido en tierra

Romero indicó que entre los pasajeros uno de los secuestradores fue identificado como "un fanático boliviano" que cargaba una Biblia.

Según las imágenes mostradas por Televisa, varios uniformados ingresaron en la aeronave después de que salió un grupo de personas que viajaban en ella y minutos más tarde sacaron a alrededor de ocho hombres esposados.

Padilla explicó que en la sala de abordaje del avión en Cancún, el destino del Caribe mexicano de donde procedía el vuelo, vio a varios hombres que se mostraron nerviosos y no paraban de moverse.

Ya en vuelo, uno de ellos se levantó varias veces para sacar cosas de los armarios superiores destinados al equipaje de mano, agregó.

"Fueron momentos muy difíciles, de mucha impresión, de mucho susto", indicó, a su vez, Rocío García, otra pasajera.

García también hizo referencia a un hombre como posible secuestrador o cabeza del secuestro. "Era una persona de cuerpo robusto, morena, bien vestida".

El avión, un Boeing 737 que cubría el vuelo 576 de la compañía Aeroméxico, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México a primera hora de la tarde y mantuvo en vilo a la población durante una hora, aproximadamente, que fue el tiempo que duró el secuestro.

Inicialmente se dijo que los secuestradores eran tres, de origen boliviano, y que cargaban tres paquetes con cinta adhesiva de color canela con explosivos que iban a detonar si el presidente del país, Felipe Calderón, no los atendía.

Según Televisa, el embajador de Bolivia en México, Jorge Mancilla, negó en declaraciones a los periodistas mexicanos que los secuestradores sean bolivianos. EFE

Categoria: