Pastores de San Miguel, una tradición arraigada en Boconó

Como todos los años en esta fiesta participan propios y visitantes, quienes disfrutan de una hermosa y colorida manifestación cultural, protagonizada por los campesinos de la zona, quienes con llamativos atuendos, invaden las calles de este pintoresco pueblo andino.

Una riqueza cultural para el pueblo de Boconó, en el estado Trujillo, región andina del país, es la tradicional procesión de los Pastores de San Miguel, quienes cada 6 de enero, Día de Reyes, bajan desde las montañas para rendir tributo al Niño Jesús.

El propósito principal de esta manifestación es rendirle tributo al Niño Jesús, imagen que encabeza la procesión que en su inicial recorrido visita los pesebres de algunas viviendas.

Se acostumbra realizar la misa en la Iglesia San Miguel Arcángel y luego, nuevamente sale la imagen del Niño, cargado por los pastores que, acompañados al son de cuatros, maracas y mandolinas, interpretan cantos de alabanza.

La procesión es acompañada por pobladores y turistas que se unen a la celebración.

También se integran a la procesión otros personajes: los tres de Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar, quienes también adoran al Niño, recitándole versos de alabanza.

Uno de los organizadores de esta actividad cultural, Andrés Justo, destacó que son más de 450 años de esta tradición patrimonial inmaterial de la entidad, que se ha mantenido arraigada en los pobladores de San Miguel de Boconó.

Esta manifestación cultural religiosa se inició a mediados del siglo XVI, tras la llegada de los españoles a esta población rural, quienes trajeron consigo la imagen del Niño Jesús, que comenzó a ser adorada.

Desde entonces es una de las fiestas culturales más esperadas, principalmente por los habitantes de esta zona agrícola que, asentada entre gigantescas montañas, es uno de los lugares trujillanos propicios para disfrutar y recrearse en familia. Raquel Pabón AVN

AJV

Categoria: