Pedro Torres Ciliberto: Bushra, protectora de las mujeres en Yemen

Mujeres de iniciativa en Yemen

Una historia de valor que da comienzo a la edad de 14 años. Bushra tuvo que enfrentar un matrimonio infantil con un hombre mayor acordado por su familia. Con el pasar del tiempo tuvo seis hijos. Su esposo perdió el empleo y las calamidades comenzaron en un Yemen asolado por la guerra y una economía en quiebra. Esto fue un reto para salir adelante y construir una ingeniosa iniciativa o emprendimiento; comenta y comparte la Fundación Torres-Picón.

No podía comprar los suministros escolares, por lo que se vio obligada a sacar a sus hijos de la escuela y asumir la enseñanza en el hogar. La falta de empleo de su esposo la agobiaba, así como no contar con ingresos para pagar el alquiler y servicios de agua, electricidad, o ropa y comida.

Un día tomó la decisión de buscar una ocupación; “empecé a buscar una solución para mi familia", señaló en su momento. En su búsqueda entró en contacto con libros sobre seguridad privada, empresarias exitosas en esa disciplina, investigó a través de Internet y busco la asesoría de perdonas con experiencia.

Al conocer Springboard, “un programa apoyado por el UNFPA, financiado por los gobiernos de los Países Bajos, Suecia y Suiza, que busca empoderar a las mujeres ayudándolas a crear medios de subsistencia para sí mismas en 30 países, incluido Yemen”, tomó la iniciativa de visitar sus oficinas con una propuesta de empresa de seguridad privada dirigida por mujeres.

La organización aprobó una subvención para iniciar su negocio así como la capacitación para ayudarla a administrarlo. El personal de capacitación de Springboard ayuda a las mujeres a visualizar sus metas personales y profesionales, brindándoles apoyo para alcanzarlas.

Bushra utilizó el dinero para comprar uniformes, detectores de metales electrónicos para cinco mujeres. Así podrían prepararse para convertirse en guardias de seguridad.

Indica: "Al principio dudé. Una frustrada voz interior me decía que iba a fracasar, que debía renunciar a la idea, que iba a perder el dinero. Que no tendría éxito". Pero siguió adelante y decidió demostrar lo que podía hacer.

Bushra inició la primera empresa de seguridad dirigida por mujeres en Yemen. En la actualidad, “ayuda a proteger a mujeres en bodas, grandes exposiciones y bazares en un país donde este trabajo hasta entonces era realizado únicamente por hombres”.

La actividad que realiza le permite obtener un ingreso estable para el sustento de su familia, a pesar de que al inicio se opusieron.

Una muestra de la perseverancia y la confianza en sí misma.

Para Pedro Torres Ciliberto de la Fundación Torres-Picón, el emprendimiento femenino viene dando muestras de éxito y progreso en diferentes lugares del mundo, lo cual ratifica la tenacidad y vocación de trabajo de ellas. además de su responsabilidad social.

GF/EDC

Categoria: