Policía Nacional Bolivariana mantiene 80% de aceptación en el pueblo, según un estudio

“Los vecinos nos conocen, pues ven patrullar a nuestros hombres y mujeres por sectores donde antes sólo entraban grupos comando”, manifestó.

Agregó que “el gran número de solicitudes que llegan desde otros estados del país nos habla de la percepción positiva que tiene la gente sobre el rol de la PNB”, organismo que tiene su principal eje de acción en Catia, parroquia Sucre, una de las zonas más populosas del oeste de Caracas.

Fernández resaltó que además de reducir los índices de homicidios y robos, la PNB ha incidido en la disminución de la violencia intrafamiliar, un problema multifactorial y cultural que incide en la conducta de los niños y jóvenes.

Al respecto, destacó que “gracias al trabajo preventivo, de orientación y de información que hemos emprendido con las amas de casa y las mujeres de la parroquia, hemos reducido la violencia intrafamiliar en 66%”.

Sobre este rol de la PNB, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, expresó durante la presentación de la memoria y cuenta de 2010 en la Asamblea Nacional: “Es un trabajo cultural, un trabajo preventivo, no es aquello de plomo al pueblo, plomo al hampa. O aquella horrorosa Ley de Vagos y Maleantes, destinada a la represión a los pobres”.

El Jefe de Estado refirió que en la construcción del nuevo modelo policial “destaca el servicio de policía comunal, basado en los principios de integración y atención personalizada a la comunidad, la figura policial como articulador del buen vivir y contralor social popular”.

De la mano con el pueblo

Carmen Salas, quien vive en Tacagua Vieja, resaltó que la labor de patrullaje permanente que hacen los hombres y mujeres de la PNB “ha dado buenos resultados en mi sector. La policía atiende nuestras solicitudes a tiempo y hemos hecho una buena alianza con el consejo comunal”.

Entretanto, María Velasco dijo que en la carretera vieja Caracas-La Guaira la labor del policía comunal con los jóvenes ha permitido reducir el consumo de drogas y la permanencia de vagos en las esquinas.

Para José Antonio Cabrera, quien vive en San Martín, “lo más importante es la presencia permanente en las calles y en las barriadas. Nos sentimos tranquilos y seguros al ver al Policía Nacional, alguien con quien podemos hablar”.

Por su parte, José Rangel, quien se desempeña como vendedor de café en la avenida Sucre, resaltó que “lo mejor que tienen los funcionarios de la PNB es que podemos hablar directamente con ellos, pues tienen un trato amable y no hostil, como la policía de la cuarta República”.

Las cifras demuestran la efectividad de la PNB, organismo de seguridad que durante 2010 redujo en 57% los hechos delictivos, en 44% los homicidios, en 66% los robos, en 62% las lesiones y en 66% los casos de violencia de género.

Asimismo, en ese año esclareció 38% de los delitos, mientras que en 2009 tan sólo se llegó a 15%.

La PNB basa su accionar en un tratamiento humanista y de respeto por los derechos humanos, por lo que hace uso diferenciado y progresivo de la fuerza, según los acontecimientos, lo que ha dejado atrás la imagen del policía represor del pueblo. AVN

Categoria: