"Polvo en el viento", los secretos del mayor capo del narcotráfico en Perú

Coya, cuyo libro se presentará hoy en Lima, señaló a Efe que "Vaticano", preso desde hace 18 años, estuvo a punto de formar el primer cártel peruano de la droga en la remota localidad selvática de Campanilla y que contó, según su testimonio, con el apoyo de las máximas autoridades del régimen fujimorista (1990-2000).

El reportaje se originó hace un año y medio, cuando Coya fue contactado por los abogados de Peñaherrera, quienes le aseguraron que éste quería contarle su historia.

"Me dijo señor, quiero contarlo todo, absolutamente todo, como yo trabajaba, todas las actividades, cómo se hace el narcotráfico en Perú", señala el periodista sobre ese primer encuentro.

El narcotraficante le relató a Coya los detalles de sus operaciones: desde sus orígenes, su sociedad con los capos colombianos Pablo Escobar y los hermanos Rodríguez Orejuela, hasta sus vínculos con Montesinos y su posterior captura.

"Polvo en el viento", remarca Coya, es el primer libro que cuenta esa historia "desde adentro", porque "difícilmente se accede a un narcotraficante que te dice: yo soy narcotraficante y operaba así".

En sus confesiones, "Vaticano" le aseguró que operó en un "narcoestado" que le permitía cumplir sus labores ilícitas "abiertamente, con la complicidad de las más altas autoridades del gobierno peruano durante el régimen de Alberto Fujimori, que incluyen al ex asesor Vladimiro Montesinos"

"Asegura que (a Montesinos) le pagaba 50.000 dólares mensuales por informaciones detalladas sobre los operativos antidrogas organizados por las fuerzas armadas peruanas, las colombianas, la DEA y la CIA", relató Coya.

El libro también cita una serie de documentos en los que el Gobierno norteamericano amenaza con cortar su ayuda a Perú "sino se acaba con las actividades de este señor".

Sin embargo, aunque los gobiernos de Estados Unidos y Colombia sabían que Montesinos "tenía un gran poder y negociaba con los narcotraficantes", no hay evidencias contundentes para asegurar que estas actividades eran conocidas por Fujimori.

"No tengo un documento donde diga específicamente que el jefe de Vladimiro Montesinos fue quien le ordenó o estaba autorizando, pero de que las autoridades peruanas hicieron la vista gorda en relación a sus actividades no hay la menor duda", enfatizó.

Según su relato, "Vaticano" comenzó a operar a fines del primer gobierno de Alan García (1985-1990), tuvo su apogeo en la primera mitad del gobierno de Fujimori y cayó en desgracia cuando se negó a cumplir con el pedido de Montesinos de duplicar la cifra que le pagaba mensualmente.

"Él revela que no solo le pagaba al asesor presidencial, sino también a los jefes militares locales, porque el aeródromo principal que tenía estaba al lado de una base militar y, según informes de inteligencia, llegó a tener el segundo mayor movimiento aéreo después del aeropuerto de Lima", indica Coya.

Incluso se estima que su fortuna llegó a ser de unos 300 millones de dólares, aunque el narcotraficante asegura que esa "es una exageración, porque solo fueron 20 millones".

El libro ha concitado tal expectativa que ya existen negociaciones para producir una teleserie y un documental sobre la historia de éste hombre que se ganó su apelativo por hablar constantemente de un viaje que hizo a Roma y al Vaticano.

La leyenda popular afirma, sin embargo, que en realidad es "Vaticano" porque a su lado los otros narcotraficantes eran tan solo "unas pequeñas capillas". EFE

Categoria: