Primeras demandas contra derrame de la British Petroleum llegan a la justicia en EEUU

Russ Hermann, abogado de los pescadores de camarones, de los hoteles e industrias alimentarias se pronunció a favor de Nueva Orleans.

"La marea negra ha puesto nuestra cultura en peligro, producimos el 50% de los productos del mar (comsumidos en Estados Unidos), es el lugar que más ha sufrido", insistió Hermann ante una sala de audiencia repleta.

Richard Arsenault, otro abogado de los demandantes, dijo que contaba con que las audiencias preliminares tendrían lugar también en Luisiana.

Normalmente, señaló, el panel tiene en cuenta la accesibilidad de la zona para los testigos entre otros factores a la hora de decidir adónde mandarán el caso.

"En este caso, sin embargo, me parece que la experiencia del jurista será determinante frente a los otros factores que se considerarán sólo en segundo lugar", dijo Arsenault a la AFP.

En cuanto al abogado de BP, Andrew Langan, se pronunció a favor de Houston, una ciudad que los abogados de los demandantes consideran como partidaria de las multinacionales del petróleo.

"Todas las pruebas determinantes (en este caso) se encuentran en Houston", argumentó Langan.

Los jueces no han tomado ninguna decisión tras una hora y media de audiencia y podrían dar a conocer su opinión en una a dos semanas.

Según el profesor de derecho Richard Nagareda, en teoría los siete jueces federales del Panel de litigio multidistrito podrían optar por mandar un caso consolidado a cualquier corte federal.

Pero "es muy probable que el panel elija un juez ubicado a orillas del Golfo de México", estimó el profesor de la Universidad Vanderbilt.

En la audiencia se sucedieron una veintena de abogados representando a un amplio abanico de personas relacionadas con el desastre provocado por la explosión de la plataforma Deepwater Horizon el 20 de abril, y su hundimiento dos días después.

Junto con BP, comparecían Transocean, que arrendó la plataforma al gigante británico, y Cameron International, que fabricó el dispositivo anti-explosión colocado en el pozo petrolero submarino, que falló al no poder impedir que la plataforma estalle.

La audiencia del jueves se produjo en una semana agitada para BP, que anunció el martes el reemplazo de su director ejecutivo Tony Hayward por el estadounidense Bob Dudley, decisión gracias a la cual la empresa británica espera mejorar su pésima imagen ante la opinión pública de Estados Unidos.

El mismo día, BP anunció pérdidas de 16.900 millones de dólares en el segundo trimestre de 2010. AFP

Categoria: