Profesores defienden que la USB sigacon su proceso de admisión

En la asamblea convocada por la Asociación de Profesores de la USB (Apusb), el vicerrector académico Rafael Escalona informó que el Consejo Permanente de Admisiones, integrado por Decanatos, Asesoría Jurídica, Dirección de Admisión y Control de Estudios, Representantes Estudiantiles y Vicerrectorado Académico, recomendará al Consejo Directivo extraordinario de esta tarde que “la Universidad continúe con el proceso de admisión e inscriba a los admitidos por prueba interna”.

Asimismo, sugerirá solicitar a la Opsu que explique por cuáles razones, “sin discusión ni acuerdos en el CNU, decidió de manera arbitraria asignar 100% de los cupos en la USB”.

Escalona afirmó que la Simón Bolívar no tiene las condiciones de recursos humanos, infraestructura ni servicios para recibir como estudiantes de nuevo ingreso a 4.000 jóvenes (sumando los admitidos por proceso interno más los asignados por Opsu).

En este sentido, la profesora Gloria Buendía dijo que más allá de las carencias financieras, la USB se enfrenta a la escasez de recurso humano. “La realidad es que no tenemos personal suficiente, los cargos académicos que se ofertan quedan vacantes porque no podemos contratar los profesores con la formación requerida que necesitamos para dar una educación de calidad, no los hay”.

Por su parte, la profesora Josefina Flórez expresó que es necesario que la Opsu aclare cómo aplicó los criterios con los cuales asignó a los estudiantes por el Sistema Nacional de Ingreso, mientras que el profesor Rodrigo Medina indicó que la decisión de la Opsu es “ilegal, puesto que no es un órgano competente para decidir sobre la admisión, e inconstitucional porque los criterios utilizados para asignar a los estudiantes son discriminatorios, y eso viola la Carta Magna”.

En la misma línea, el profesor William Anseume, secretario general de la Apusb, indicó que se debe rechazar la manera cómo se asignaron los estudiantes y cómo se distribuyeron los cupos. “Los estudiantes no tuvieron información de cómo serían asignados; por ejemplo, el criterio de la regionalización es absurdo. Los criterios empleados vulneran los derechos de los estudiantes”.

El bachiller Alejandro Conejero, quien intervino con aprobación de la asamblea, afirmó que el Sistema Nacional de Ingreso de la Opsu, “es un sistema clasista, viola la libertad individual de los jóvenes; el Gobierno pretende decidir sobre la juventud venezolana, diciendo quiénes van a estudiar, qué van a estudiar y dónde van a estudiar”.

Egresados respaldan decisiones

Anthony Masri, vicepresidente de la Asociación de Egresados de la USB, dijo que la Aeusb respalda las decisiones de la asamblea profesoral en defensa de la Autonomía de la universidad. Leyó el comunicado de la Asociación sobre la asignación de cupos, en el que expresa rechazo a la decisión de la Opsu.

Conflicto universitario

El segundo punto de la asamblea extraordinaria fue el tema de la Convención Colectiva Única, aún sin fecha para la discusión entre gremios, sindicatos y Gobierno.

Norberto Labrador, presidente de la Apusb, informó que la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela, Fapuv, acordó ayer realizar una jornada de protesta nacional el 28 de mayo, propuesta que fue aprobada por la asamblea de la USB que se unirá con una actividad en el campus de Sartenejas.

William Anseume expresó que el Gobierno “está buscando demorar la discusión para que cuando llegue el período vacacional las universidades se desarticulen y pueda imponer un ajuste salarial según su criterio”. Propuso respaldar a la Fapuv en su decisión de “radicalizar el conflicto universitario, porque las universidades ya no aguantan más, es humillante que existan profesores que estén ganando menos del salario mínimo”.

Arremetida final contra Universidad

Para el profesor Miguel Martínez Meucci, coordinador de los postgrados en Ciencia Política, la situación de la universidad venezolana ha llegado a un punto de quiebre, al momento más crítico, donde es necesario pensar en estrategias en el contexto político y electoral del país. “Estamos presenciando la arremetida final contra el modelo de universidad que ha funcionado por décadas, y que es una de las bases de la sociedad democrática. La universidad es la última frontera de resistencia, el último baluarte del pensamiento libre contra un modelo de pensamiento único que se quiere imponer”.

Señaló que la universidad debe tener más presencia en el debate político y prepararse para una lucha larga.

María Teresa Urreiztieta, profesora del Departamento de Ciencia y Tecnología del Comportamiento, destacó que el ataque a la universidad forma parte del proceso para “desmontar la institucionalidad”. Invitó a sacudirse la desesperanza y el fatalismo, y “a ocupar nuestros puestos; la universidad debe tener su propia voz, de forma permanente, en el debate político nacional, una voz que sea una referencia moral para la sociedad”.

Nota de prensa USB

ARB

Categoria: