Profesores universitarios rechazan iniciar clases con una tabla salarial insignificante

Los profesores de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Universidad Simón Bolívar (USB), Universidad de Los Andes (ULA), Universidad de Oriente del Núcleo Nueva Esparta y la Universidad de Carabobo (UC) decidieron no arrancar clases hasta tanto se adecúe la tabla salarial.

La secretaria de actas y correspondencias de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), Keta Stephany, dijo la tarde de este lunes a Correo del Caroní que es inaceptable obviar la aprobación de la cláusula 83 de la II Contratación Colectiva que rebaja el sueldo de los profesores a tiempo convencional, quienes representan la mayoría, es decir, instructores y asistentes que dictan entre dos a siete horas semanal.

Aunque la cláusula ha sido aprobada por siete de las ocho federaciones presentes, en su mayoría de empleados y obreros, perjudica a los 85 mil profesores amparados en la convención colectiva.

“Ellos no han querido publicar la tabla de escala salarial por eso: porque cuando aplicas la fórmula los profesores quedan ganando menos del salario mínimo para julio 2015”.

La escala, expuso, se ha hecho sin ningún criterio porque termina una especie de despido indirecto para los profesores. Mientras que mensualmente terminan ganando solo Bs. 350 a Bs. 390 más, para una convención que tendrá un nuevo ajuste en septiembre de 2016. “Eso es imposible”.

Stephany también se refirió a las inter escalas, las cuales quedan reducidas a 13 por ciento desestimando el esfuerzo entre quienes deben realizar estudios de nivel de postgrado y estudios doctorales.

“Esto no podemos firmarlo porque desmejora a nuestro gremio, es imposible”, insistió la secretaria de actas y correspondencias.
Estas divergencias fueron plantadas al coordinador de la normativa laboral, el viceministro de educación universitaria, quien -según Stephany-, se comprometió a resolverlo pero hasta la fecha no lo han hecho.

Unas de las dificultades ha sido que el Gobierno no ha presentado el control de frecuencia de los cargos para conocer la incidencia del contrato. “Ellos han dicho que el dinero se agota, pero a nosotros no nos consta”.

Conflicto en puerta

Para Stephany no tiene sentido el planteamiento de la mesa de discusión. “Estamos aquí (en la mesa) porque hemos tratado de evitar el conflicto, pero evidentemente firmar esto así implica que alguien está buscando pleito. Nosotros no queremos conflicto, el país lo menos que necesita ahorita es un conflicto, pero lo están provocando con esta medida”.

Como vocera de Fapuv expuso que no sabe si esto es una política del Gobierno, pero sea de quien sea está generando un conflicto que los profesores, manifestó, están dispuestos a enfrentar.

La presidenta de Fapuv, Lourdes Ramírez de Viloria, dijo al diario El Universal que la cláusula “incumple la Constitución en cuanto a un salario digno para vivir. La nueva tabla no garantiza ni la compra de la cesta alimentaria”.

Universidades que se suman

Otras organizaciones, como la Asociación de Profesores de la ULA (Apula), también se pronunciaron en un comunicado de la Intergremial Universitaria. El presidente, Luis Loaiza, detalló a El Universal que la escala comienza en el sector obrero con apenas 1,3 salarios mínimos y no 2 salarios mínimos.

Loaiza señaló que “la tabla salarial aprobada no resuelve, ni mitiga, la crítica caída del poder adquisitivo del salario de los universitarios”.

Siendo así, detallaron que dicha cláusula viola los artículos 19, 21, 23, 25, 89, 91, 104, 117 de la Constitución Nacional, los artículos 15, 16, 18, 19, 26, 98, 100, 108 de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y Trabajadoras (Lottt), los artículos 86, 87 y 88 de la Ley de Universidades, así como los artículos 32, 33, 42 y 50 de la Ley Orgánica de Educación.

Mediante un comunicado, la Asociación de Profesores de la Universidad de Oriente del Núcleo Nueva Esparta (Apudone) manifestó su apoyo pleno a la decisión de la Fapuv.

La tabla salarial aprobada -sentenciaron- es “anticonstitucional, es antiacadémica y condena a todos los universitarios y a sus familias a la pobreza”.

Fuente: Correo del caroní

AJV

Categoria: