Pueblo venezolano demuestra su fe y devoción al Nazareno de San Pablo

“Hace 57 años mi hija se quemó y desde entonces he venido a visitarlo. Él (Nazareno) me cumplió una promesa, gracias a Dios mi hija ya está bien. Vendré a verlo hasta el día de mi muerte”, expresó Oropeza, quien estaba vestida de morado y con un rosario en la mano.

Cientos de personas hacían cola en las afueras de la Iglesia para poder ver al Nazareno, cuya imagen está adornada de orquídeas moradas y vestido con su túnica morada que lo ha caracterizado por años.

María de los Angeles, de 67 años, señaló que los miércoles de Semana Santa no puede dejar de visitar al Nazareno, ya que para ella, este es uno de los santos que más venera.

“Yo le pido por la salud y por mis hijos, porque siento que los cuida y los protege. Además, me operaron de la columna, vengo a pedirle que me cure y me dé muchos años de vida”, dijo.

No sólo de Caracas visitan la Basílica Santa Teresa. Hay feligreses de otras ciudades del país y hasta del exterior que llegan a Caracas para expresarle su devoción al milagroso Nazareno San Pablo.

Jesús Martínez llegó de Maracay para visitar el templo y manifestó que su más grande petición es por la salud de su madre, quien padece en la actualidad cáncer de seno.

“Tengo mucha fe en que el Nazareno ayudará a mi madre, porque es muy milagroso”, expresó Martínez, quien se vistió de morado al igual que cientos de feligreses que, pacientes, aguardaban para expresar su fe a Jesús con la cruz a cuestas. AVN

Categoria: