¿Quién es el auténtico "bebé 7.000 millones"? Varios países aseguran su nacionalidad

No fue la única porque otros países, como Rusia o Camboya, también celebraron la llegada de su propio “bebé 7.000 millones”. Para alertar sobre la diferencia de género que provocan los abortos selectivos por la preferencia de un varón, en la India eligieron a siete niñas, mientras que otra pequeña, Oishee, nació en Bangladesh un minuto después de las doce de la noche.

Pero la ONU ya había previsto que toda la gloria histórica y las fotos se las llevara la filipina Danica May, una prematura nacida un mes antes de lo previsto. Auténtico ejemplo de estos vertiginosos tiempos, se adelantó también un par de minutos al parto – que debía ser justo a medianoche – al ser alumbrada en un abarrotado hospital de Filipinas, el duodécimo país más poblado del planeta con 95 millones de habitantes. A la cabeza continúan China, que sigue aferrada a su “política del hijo único” para que no se disparen sus 1.350 millones de personas, y la India, que tiene 1.240 millones pero superará al “dragón rojo” cuando alcance los 1.600 millones en 2030.

País en vías de desarrollo
Como mandan los actuales cánones demográficos, el “bebé 7.000 millones” ha nacido en un país en vías de desarrollo de Asia, donde ya vive el 60 por ciento de los habitantes de la Tierra.

“Es adorable, no puedo creer que sea la número 7.000 millones”, se emocionó su madre, Camille Dalura, acunando a su pequeña. Danica May es la segunda hija de Camille y su marido, Florente Camacho, quien se gana a duras penas la vida conduciendo un “jeepney”, las típicas furgonetas militares de la Segunda Guerra Mundial “tuneadas” en autobuses públicos. Ambos han visto cómo su niña nacía con el pan de la fama debajo del brazo. Además del pequeño pastel de chocolate y el vale para zapatos gratis con que la ONU celebró su llegada al superpoblado planeta Tierra, recibirá una beca de estudios concedida por varios benefactores y una ayuda económica para que sus padres abran un negocio que les asegure el porvenir.

En medio de estos parabienes, el doctor Eric Tayag, del Departamento de Salud de Filipinas, puso el dedo en llaga al señalar a la agencia AP que “deberíamos reflexionar sobre el habitante 7.000 millones y pensar si habrá comida, agua, alojamiento, educación y una vida decente para todo el mundo. Si no es así, es mejor que se relaje esta explosión de la población”.

A tenor de las previsiones del Fondo para la Población de Naciones Unidas (UNFPA), en 2025 habrá 8.000 millones de personas en la Tierra y 10.000 millones antes de 2100, con los consiguientes retos para alimentar a tanta gente en una planeta con los recursos limitados.

Categoria: