Seguidores del influyente clérigo Al Sadr abandonan las protestas en Bagdad

Seguidores del influyente clérigo Al Sadr abandonan las protestas en Bagdad

Los seguidores del influyente clérigo chií Muqtada al Sadr se retiraron hoy de la plaza Tahrir de Bagdad, epicentro de las protestas contra el Gobierno iraquí y los políticos que comenzaron en octubre pasado, en lo que supone una retirada del apoyo del religioso a los manifestantes.

Una fuente de seguridad que prefirió no ser identificada dijo a Efe que los seguidores de Al Sadr se retiraron de la plaza y las áreas cercanas y desmantelaron sus tiendas.

El diputado Sabah Taloubi, miembro de la coalición Sairún que apoya y lidera Al Sadr, confirmó a Efe la retirada de los seguidores del clérigo del lugar, asegurando que algunos manifestantes en la plaza intentaron ayer "impedir la manifestación" convocada por Al Sadr contra EEUU.

Decenas de miles de personas participaron el viernes en una manifestación convocada por Al Sadr para protestar contra la presencia militar de EEUU. en Irak y exigir su retirada tras el asesinato el 3 de enero en un bombardeo del comandante de la Fueza Quds de la Guardia Revolucionaria iraní Qasem Soleimaní.

"Ayer, los manifestantes lanzaron piedras contra mujeres y niños, y este asunto se considera un apoyo para los estadounidenses (...) los lugares de manifestación deben ser 100 % para iraquíes, no partidarios de los estadounidenses", agregó.

Ayer por la noche Al Sadr lamentó en un comunicado la postura de manifestantes de la plaza Tahrir y los calificó de "escépticos" por dudar en su apoyo a las protestas.

"De ahora en adelante, trataré de no interferir con ellos, ni de manera negativa ni positiva, hasta que tengan en cuenta el peligro inminente que aguarda el destino de Irak", dijo Al Sadr.

Al Sadr, que encabezó la resistencia a la invasión estadounidense de Irak en 2003, venía apoyando las protestas que comenzaron el 1 de octubre en demanda de soluciones económicas, el final de la corrupción y la renuncia de los dirigentes del país.

Con esta decisión y la marcha del viernes, el clérigo chií, que pese a su postura no está alineado con Irán, marca una nueva línea frente a estas manifestaciones que también ha venido respaldando el ayatolá Ali al Sistani.EFE

IR

Categoria: