Ser o no ser Charlie es un dilema en América Latina

Uno a uno, gobiernos y medios expresaron su horror y su solidaridad con Francia tras los atentados que dejaron 17 muertos y 20 heridos la semana pasada.

Pero también resonó el lema "Je ne suis pas Charlie" ("Yo no soy Charlie"), que contradice el eslogan internacional "Je suis Charlie" en apoyo a la revista satírica Charlie Hebdo.

Con el hashtag #YoNoSoyCharlie, las voces discordantes se manifestaron desde blogs, redes sociales y columnas de opinión para argumentar que la libertad de expresión tiene un límite y que no se puede defender a una revista "racista" que insulta a las minorías.

"Azuzar con palabras e imágenes fuertemente ofensivas a un enemigo fanático, en momentos en que arde la contienda internacional, no parece la actitud más prudente ni esclarecida", opinó la lingüista argentina Ivonne Bordelois en su columna en La Nación, que fue retuiteada por la Casa Rosada.

Con menos donaire, la ministra de Comunicación de Bolivia, Amanda Dávila, escribió en un tuit: "Fanatismo racista contra islamistas, xenófobo y de derecha cavernaria en caricaturas de #CharlieHebdo, pero nunca justificación para masacre".

También es cierto que en América Latina no hay revistas con viñetas tan provocadoras como las de Charlie Hebdo. En la mayoría de los países no serían culturalmente aceptadas. Eso sí, los caricaturistas más conocidos de la región portaron estos días la leyenda "Yo Soy Charlie".

"A mí me ha pasado también de haber hecho dibujos que han enojado a mucha gente, especialmente con el tema religioso. Hay gente que tiene una sensibilidad exagerada", consideró Joaquín Lavado, conocido como Quino.

Profesionales irreverentes no faltan, como señala Luciano Álvarez, exdirector de Comunicación de la Universidad Católica de Uruguay.

"La gran pregunta es quién se atrevería a financiar (una revista como Charlie Hebdo) mediante la publicidad, que es la gasolina que mueve un auto como ese", dijo el profesor, agregando que tales publicaciones además tendrían que lidiar con "la autocensura de la izquierda hegemónica".

#YoNoSoyCharlie

Justamente, una de las bases de esta beligerancia discursiva es el antiamericanismo que impera en la región, explicó Carlos Malamud, investigador de América Latina para el centro de estudios español Real Instituto Elcano.

"En América Latina el antiimperialismo se ha instalado con fuerza, no ahora sino desde hace mucho tiempo. Y esta idea va unida a una especie de antieuropeísmo y antioccidentalismo en algunos casos: la idea de que el enemigo no sólo es Estados Unidos, sino Occidente", dijo a la AFP.

El experto destacó que los gobiernos de Cuba, Argentina, Venezuela y Ecuador, todos países con estrictas --o cuando menos polémicas-- leyes de medios, eludieron mencionar la libertad de prensa en sus condolencias oficiales. La omisión, según Malamud, no fue casual.

En el lado opuesto del debate, la capital colombiana protagoniza este miércoles una concentración respaldada por autoridades locales con el lema "Bogotá es Charlie", tal como sucedió en otras urbes latinoamericanas.

En países como Brasil, México, Colombia y Perú la línea de pensamiento "#YoNoSoyCharlie" es "más marginal", observó Malamud.

Yo soy Nigeria

Varios fueron más lejos y evocaron la historia colonial de Francia y sus intervenciones militares en África y Medio Oriente para contextualizar los atentados.

Por ejemplo Hebe De Bonafini, titular de la ONG Madres de Plaza de Mayo, escribió en la página de internet de la asociación: "La Francia colonialista que dejó a miles de pequeños países en la ruina no tiene autoridad moral para hablar de terrorismo criminal y, si no, que le pregunten a los argelinos, a los haitianos y a decenas de sus colonias".

Muchos comentaristas también exigen de los medios una cobertura que dé igual importancia, por ejemplo, a la reciente escalada de ataques contra civiles por los islamistas de Boko Haram en el nordeste de Nigeria.

Fue el caso en el diario cubano Granma (oficial), cuyo columnnista Elson Concepción Pérez condenó en igual medida los recientes "actos terroristas en naciones europeas y africanas".

Incluso el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dedicó un pensamiento a otros conflictos en su mensaje a los franceses: "Todos contra el extremismo y el terrorismo. Parece una pesadilla lo ocurrido en Francia, Pakistán, Nigeria". AFP

EA

Categoria: