Shiori Ito pide que una relación sin consentimiento sea violación en Japón

Shiori Ito pide que una relación sin consentimiento sea violación en Japón

La periodista japonesa Shiori Ito, denunciante de un caso de agresión sexual que le convirtió en la cara más visible del movimiento #MeToo nipón, solicitó hoy una modificación de la legislación de este país para que se considere como violación toda relación sexual sin consentimiento.

"En la actual ley contra la violación, que no contiene la palabra 'consentimiento', la superviviente tiene que probar cuán amenazada estuvo y cómo fue violada", manifestó a los periodistas Ito, que presuntamente fue forzada sexualmente en 2015, mientras estaba inconsciente, por el periodista nipón Noriyuki Yamaguchi.

Yamaguchi fue condenado este miércoles a pagar 3,3 millones de yenes (unos 27.000 euros/30.000 dólares) a Ito por una causa civil sobre el sufrimiento derivado de la supuesta agresión sexual, ya que la investigación criminal de la policía de Tokio por su denuncia de agresión sexual había sido interrumpida y la fiscalía había retirado todos los cargos contra el presunto violador alegando falta de pruebas.

"Necesitamos mejorar la educación, tenemos que ver qué está ocurriendo realmente en la fiscalía, necesitamos pensar sobre lo que este tipo de experiencias pueden hacer a las mujeres, un conocimiento básico sobre el trauma", reflexionó Ito.

Esta reportera de 30 años mostró su malestar por que ninguna policía mujer pudiera tomarle la declaración, los agentes en principio le dijeran que no podían investigar algo así y finalmente le hicieran recrear la presunta violación frente de tres investigadores hombres con un maniquí de tamaño real mientras era fotografiada, lo que calificó de "realmente traumático".

"Las víctimas nunca quieren volver a la escena del crimen. Son investigadas durante horas y horas para comprobar que no están mintiendo. Así es como se manejan los casos de violación en Japón", describió Ito.

Según defendió, la fiscalía presiona a los investigadores a no aceptar denuncias sobre agresiones sexuales debido a que la tasa de condenas en Japón es muy alta, lo que se suma a las numerosas críticas e incluso amenazas de muerte que esta reportera recibió cuando hizo pública su experiencia.

"Si otras supervivientes de violencia sexual ven que eso es lo que les puede pasar a ellas, entonces se quedarán en silencio. Tomaré las acciones legales necesarias para que eso no ocurra y otras personas puedan alzar la voz", aseguró Shiori Ito.

Hasta julio de 2017 robar en Japón conllevaba mayores penas (cinco años de cárcel) que una agresión sexual (tres), pero la condena se igualó entonces en la primera enmienda de la ley en 110 años y se amplió la definición de violación para incluir el sexo anal y oral.

El presunto agresor de Ito, Noriyuki Yamaguchi, exjefe de la oficina en Washington de la cadena japonesa TBS y biógrafo del primer ministro nipón, Shinzo Abe, compareció dos horas antes frente a los periodistas en la misma sala que lo haría después la denunciante y aseguró en su presencia que es una "mentirosa habitual" que logró "mucho interés en el mundo" a través de este caso.

"Fue un incidente muy desafortunado y tengo muchos arrepentimientos éticamente, pero aun así debo reivindicar que no hice nada ilegal", afirmó Yamaguchi, de 53 años, que también anunció que apelará la decisión del juez en un plazo máximo de cuarenta días.

EFE / MV

Categoria: