Si quiere alcanzar el éxito y la felicidad lo primero es que ¡Crea en usted mismo!

Para construir nuestro propio milagro personal, es decir aquello que para cada uno de nosotros representa la felicidad y la realización personal, hemos de bucear en nosotros mismos. “Todo es posible”. Repita varias veces esta idea amiga, que le facilitará y alegrará la vida, y poco a poco comprobará cómo se van disolviendo los patrones limitadores que proliferan como malas hierbas mentales dentro de sus más íntimas creencias.

Mañana mismo puede despertar y sentir que algo muy sutil ha dado la vuelta a su vida. También es posible que durante el día que tiene por delante suceda algo que cambie su aventura vital y le abra posibilidades insospechadas.

Los milagros existen y están a nuestro alcance: sólo hace falta usar el poder creativo de nuestra imaginación

Puede ocurrir que ante un hecho sin aparente importancia se abra su corazón y broten sentimientos de expansión que borren antiguas fronteras. Hasta lo más insólito puede suceder. Hay algo muy profundo, conectado con el Universo, que atiende nuestras peticiones y las apoya.

Es lo que propone el terapeuta transpersonal, Raúl Vincenzo Giglio, profesor de yoga y meditación, para quien “los milagros existen y están a nuestro alcance: sólo hace falta usar el poder creativo de nuestra imaginación para mejorar nuestra vida, aumentar el bienestar y ayudar a afrontar los problemas”.

Según el experto, ello sucede porque “las imágenes positivas que proyectamos en nuestra mente ayudan a disolver los temores, inseguridades y malestares y permiten abordar los desafíos, conflictos y dificultades con más confianza”.

“Precisamente, se trata de apostar por la confianza: en uno mismo, en los demás, en el propio cosmos o consciencia cósmica, que en las religiones se asocia al concepto de Dios”, dice Giglio.

“Al igual que confiamos en que a cada latido y respiración le seguirá otro, hemos de confiar en que el Universo que mueve los átomos y galaxias nos dará los recursos para afrontar los retos y adversidades que nos presenta la existencia”, aconseja.

LA FELICIDAD ESTÁ A SU ALCANCE

Para este terapeuta, "la confianza es la mejor opción de la mente, al darle más claridad y capacidad para encarar las pruebas que se le avecinen con eficacia. Vivir en la confianza es sentir que, llegado el momento de las encrucijadas, sabremos hallar las claves y decidiremos lo que haga falta”.

“Confiar también significa saber que el tiempo va a nuestro favor y que cada día somos más competentes y sabios. Si echamos la vista atrás veremos que al final todo se arregla”, sugiere.

Para construir nuestro propio milagro personal, es decir aquello que para cada uno de nosotros representa la felicidad y la realización personal -señala el terapeuta y maestro de meditación-, “hemos de bucear en nosotros mismos, porque para estar bien con los demás y en armonía con el Universo, hay que estar bien interiormente”.

Afirma que “a través de los medios de comunicación e Internet estamos en contacto con el mundo, pero hemos olvidado como estar a solas con nuestros pensamientos”. A veces incluso sentimos cierto temor al abandonar el ajetreo cotidiano e internarnos en los rincones de nuestra mente: estamos tan acostumbrados a que piensen por nosotros que nos sentimos perdidos en un espacio tan inmenso y enigmático, como es el de nuestra realidad interior. Por eso huimos del silencio y la soledad, buscando algo que nos distraiga.

Lo cierto es que sin un verdadero auto-conocimiento de nuestras propias capacidades, necesidades y limitaciones es muy difícil progresar y ser feliz. “Hay que pensar en los aspectos de nuestro carácter que nos ayudan a avanzar y los que nos frenan. A veces nos apegamos a un estilo de vida por el temor a lo nuevo”, señala.

“Para construir nuestro milagro personal es fundamental mantener un diálogo íntimo. Se trata de revisar cuestiones que hemos relegado a un segundo plano por falta de tiempo y analizar cuáles son nuestras prioridades (familia, pareja, amigos, sueños, salud...) y le dediquemos el tiempo suficiente”, dice Giglio.

“Hay que comprobar si nuestra vida se ajusta a nuestras expectativas y necesidades, y, si no es así, intentar hallar propuestas y soluciones para conseguirlo. ¡Todo es posible, si realmente creemos en ello!”, finaliza.

Daniel Galilea.
E F E - REPORTAJES.

Categoria: