Suspenden de manera indefinida las clases en la ULA por protestas

El vicerrector de la ULA-Táchira, Alfonso Sánchez, explicó sobre el malestar que se siente dentro de la comunidad universitaria por la situación que se vivió al frente de la entrada de la ULA, a su manera de ver atípica, por la confrontación de parte y parte entre estudiantes y la fuerza pública.

–Hay dos estudiantes detenidos que, según me informan, en este momento están siendo pasados a la Fiscalía, el caso de Junior Sanabria Casanova de la ULA, de la carrera de Biología, y uno de Agronomía de la Unet, Antony Giordi Omaña.

En tal sentido explicó que han conversado con los abogados de la institución, quienes se movilizaron junto con el coordinador administrativo, profesor Omar Pérez Díaz, a fin de conocer más a fondo del caso e investigar todos los pasos que tienen que darse en este tipo de situaciones, para lograr la libertad de estos dos jóvenes.

Al final de la tarde se conoció que los alumnos detenidos habían sido puestos en libertad.

–¿Se violentó la autonomía universitaria por la protesta?

-No, pero se hizo daño a la universidad, daños como romper los vidrios de la garita que da a la entrada a esta casa de estudios, dos autobuses de la universidad tienen los vidrios partidos, una camioneta al servicio de la coordinación administrativa, cuyo vidrio delantero está partido y el capó presenta algunos daños– especificó.

Pero de acuerdo con lo expresado por el profesor Alfonso Sánchez, el hecho ni siquiera es el daño, que ya de hecho y razón es bastante, sino el daño moral que se le hace a la universidad, donde verdaderamente, por primera vez, vio actuar a la fuerza pública de una forma que no es acorde con la formación y con todo el operativo que acostumbran a montar, para resolver y actuar en situaciones como esta.

–El procedimiento no es el adecuado para poder atender, solventar y participar en resolver situaciones como ésta, no es posible que en su staf tenga algunos recursos como las piedras, que se vieron lanzar de los policías.

“Esto causó preocupación, porque si eso es parte de la nueva instrumentaria para persuadir situaciones difíciles, realmente lo lamentamos, se conocen de otros instrumentos que se usan, inclusive partiendo por el diálogo, que no se pudo concretar, porque en principio no hubo la posibilidad de comunicarse con quien dirigía el operativo”, subrayó.

Asimismo reconoció que pasadas las diez de la noche del día martes, se contó con la presencia del comisario Carlos Colmenares, quien los recibió muy bien en el lugar de los hechos y se pudo establecerse una conversación con respeto, entendiendo que todos tienen que contribuir de alguna manera para que estas situaciones no se presenten, que de verdad se logre la tranquilidad y la paz.

–¿Cuál es el estado de salud de los estudiantes?

–No sabemos, el caso del estudiante de la ULA, es un joven que no estaba en la protesta, salió de clase cuando mandaron a evacuar, dejó el edificio D y decidió ir al Supermercado Baratta con su novia, se intuye que como llevaba libros y un celular, y era un joven, pues se lo llevó detenido la policía, se dice de manera extraoficial que fue maltratado verbal y físicamente, inclusive fue esposado y llevado a la patrulla, y entregado en La Concordia—dijo.

–¿Por qué la protesta de los estudiantes?

–En la mañana se presentó una situación difícil, en el jardín botánico a una muchacha supuestamente la intentaron violar, los estudiantes estaban molestos, conversamos en el Rectorado, se habló de la necesidad de participar todos, porque nosotros como miembros de una comunidad tenemos que tomar nuestras propias acciones, esta universidad es abierta, no se le cierran las puertas a nadie, y el jardín botánico es muy grande, tiene varias entradas, y es por ello que la gente que se dirija a estos espacios debe hacerlo con cuidado— aseveró.

Se entendió y se planteó en la reunión que hay que buscar la manera de que la fuerza pública resguarde el lugar, eso se acordó, pero los estudiantes en la tarde tomaron la decisión de hacer una protesta frente a la universidad, y esto conllevó a que se presentaran piquetes de policías, que generaron provocación y confrontación.

Es de hacer notar que los ánimos se caldearon cerca de las once y treinta de la mañana, cuando fue secuestrado el autobús de la Zona Educativa, no obstante, hubo un previo acuerdo entre el vicerrector, los estudiantes y la fuerza pública, en que dejarían libre el autobús, siempre y cuando retiraran todos los cuerpos policiales, acuerdo que se concretó cerca de las doce y treinta de la tarde.

Fuente: La Nación

AJ

Tags: 
Categoria: