Skip to main content
Teorías de conspiración vinculan a vacunas contra COVID-19 con satanismo

Teorías de conspiración vinculan a vacunas contra COVID-19 con satanismo

Una elevada actividad reciente en las redes sociales sobre la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 parece dirigido a incrementar la desconfianza al medicamento entre los cristianos, especialmente los evangélicos.

Una video que se ha multiplicado incluye extractos de una entrevista que Melissa Strickler, una exgerente de control de calidad de Pfizer, ofreció a LifeSiteNews, un sitio de internet “provida” que anteriormente ha propagado desinformación sobre el coronavirus.

En una ocasión anterior, Strickler proclamó falsamente que la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19 pudiera contener células de fetos.

En la entrevista, Strickler afirma que la vacuna “resplandece” y que los únicos componentes que pueden generar ese efecto “son SM-102, llamado luciferasa, y el óxido de grafito”.

Cuando se le pidió que describiera lo que ella llamaba resplandor, Strickler respondió que “es como si alguien hubiera partido una barra luminosa azul y la vertió en el envase”, y añadió que “solo resplandece si hay luz y si alrededor hay oscuridad”.

Emerald Robinson, la corresponsal en la Casa Blanca de Newsmax, fue una de los que reenviaron la toma por Twitter, preguntando retóricamente a sus seguidores: “Queridos cristianos: ¿por qué se inyectarían algo con LUCIFERASA en su cuerpo?”

La implicación, por supuesto es que hay una conexión entre la luciferasa y Lucifer, el Diablo.

No es cierto que la vacuna de Pfizer contiene ingredientes que resplandecen en la oscuridad. Los intentos de relacionar la vacuna a la enzima luciferasa son un intento de promover temores relacionados con las creencias del fin del mundo de algunas denominaciones cristianas.

En primer lugar, Comirnaty, el nombre comercial de la vacuna contra el COVID-19 con tecnología de ácido ribonucleico (ARN mensajero) desarrollada por BioNTech, no contiene SM-102 ni óxido de grafito.

Una lista completa de los ingredientes de la vacuna está disponible en el sitio web de la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA).

Esos ingredientes incluyen sales para mantener el equilibrio ácido/alcalino en el cuerpo, y azúcar, que según los expertos ayuda a las moléculas de la vacuna a retener su forma durante el proceso de congelación.

Comirnaty también contiene lípidos, moléculas de grasa que no se disuelven en agua. Se usan en los sistemas de distribución de nanopartículas lípidas, que ayudan a llevar el frágil ARN mensajero a las células específicas.

El SM-102 no está entre los lípidos usados en Comirnaty.

La vacuna de Moderna si contiene SM-102. Sin embargo, Strickler no está en lo cierto al decir que al SM-102 “se le conoce como luciferasa”.

El SM-102 es un “lípido ionizable exclusivo” que Moderna desarrolló para su vacuna.

El SM-102 está combinado con otros lípidos para formar nanopartículas lípidas (fragmentos muy pequeños de materia creados de lípidos que no se disuelven en agua).

Los estudios han encontrado que el SM-102 es “óptimo para la administración intramuscular de vacunas”.

La luciferasa se refiere a un grupo de enzimas que producen bioluminiscencia. Las enzimas son proteínas que aceleran las reacciones químicas. La bioluminiscencia ocurre cuando las entidades vivientes producen y emiten luz, como se observa en las luciérnagas.

El farmacéutico francés Raphael Dubois fue quien acuñó el término luciferasa cuando hacía experimentos de bioluminiscencia en el siglo XIX.

De acuerdo con Nebraska Medicine, un socio de investigaciones del Centro Médico de la Universidad de Nebraska, el “SM-102 a veces se mezcla con químicos que no son para el consumo humano” cuando se usa para otros propósitos que no son las medicinas.

Por ejemplo, el SM-102, que contiene ARN mensajero codificado con luciferasa, puede usarse para un monitoreo no invasivo de células.

Los virólogos también usan la luciferasa para desarrollar mejores pruebas de diagnóstico de COVID-19.

Sin embargo, los fabricantes de vacunas no incluyen la enzima en ninguna vacuna contra COVID-19.

Otras teorías de conspiración sobre el SM-102 usaron engañosamente la etiqueta de advertencia del cloroformo al describirlo, para que la gente pensara que es dañino para la salud.

Tampoco las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud contienen óxido de grafito, un compuesto de carbono, hidrógeno y oxígeno que se utiliza en algunas aplicaciones biomédicas que pueden resultar tóxicas.

Según Health Desk, una iniciativa de la empresa tecnológica sin fines de lucro Meedan, los ingredientes de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna fueron sometidos a ensayos por terceras partes que “no encontraron ningún rastro de óxido de grafito en sus fórmulas, incluso en sus nanopartículas lípidas”.

Esta no es la primera vez que se intenta relacionar las vacunas contra el COVID-19 con teorías de conspiración del fin del mundo, informa la VOA 

Muchos términos médicos vienen del griego o el latín. Luciferasa se deriva de las palabras latinas lux (luz) y ferre (cuerpo/conducción).

En general, los intentos de vincular las vacunas contra el COVID-19 con conspiraciones satánicas y que implican que contienen ingredientes peligrosos para la salud humana, son falsos.

Si embargo, la corresponsal Robinson ha tratado de propagar esos temores. En un tuit ahora borrado, dijo falsamente: “Queridos cristianos, las vacunas contienen un marcador bioluminiscente llamado LUCIFERASA, así que ustedes pueden ser rastreados. Lean el último libro del Nuevo Testamento para ver cómo termina todo esto”.

Robinson también propagó la conspiración de la Gran Restauración, que proclama que una elite global está usando la pandemia del COVID-19 para desmantelar a Estados Unidos, el sistema capitalista y la sociedad estadounidense.

Polygraph.info contactó a Newsmax para determinar si las reiteradas afirmaciones engañosas de Robinson violaban la política o el código de ética de las redes sociales. Newsmax no ha respondido.

Actualización: En un comunicado a Business Insider publicado el 4 de noviembre, Newsmax informó que había sacado del aire a Robinson mientras hacía una revisión de sus publicaciones en las redes sociales. Un portavoz de la cadena dijo que su “trabajo fuera del aire para la emisora” continuaría durante el proceso de revisión. VOA/ YS (Foto: VOA)