Trabajadoras marroquíes presentan una denuncia por acoso sexual en España

Trabajadoras marroquíes presentan una denuncia por acoso sexual en España

Una decena de trabajadoras estacionales marroquíes empleadas en España para recoger fresas presentaron denuncias por sus malas condiciones de trabajo, mientras que tres de ellas lo hicieron por acoso sexual y otra por intento de violación, informaron el martes las autoridades y su abogado.

"Diez han denunciado sus condiciones laborales, de las cuales tres, además, denuncian acoso laboral y sexual y una un intento de violación", indicó a la AFP Belén Luján, abogada de las mujeres que trabajan cerca de la ciudad andaluza de Huelva (sur).

"Cinco lo han hecho ya en la Guardia Civil y las otras cinco están pendientes de declarar en el juzgado cuando sea posible", detalló Luján, destacando que muchas otras marroquíes desean denunciar pero "dicen tener miedo" de hacerlo o de ser enviadas a su país de origen.

Un portavoz de la Guardia Civil en Huelva confirmó las cinco denuncias: "Una relacionada por temas laborales, tres por insinuaciones sexuales y otra por abuso sexual, en la misma finca".

Un hombre de nacionalidad española fue imputado en relación con el abuso sexual denunciado, precisó.

Según el secretario general del Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras (SAT), Óscar Reina, las denuncias conciernen a una empresa del municipio de Almonte, que empleó temporalmente a unas "500 trabajadoras" de Marruecos y Rumania.

El caso suscitó la indignación de la prensa marroquí, que lanzó críticas contra responsables gubernamentales del país por su aparente inacción.

El portavoz del gobierno, Mustapha Khalfi, aseguró a fines de mayo que Rabat no toleraría "ninguna forma de explotación (...). La dignidad de la mujer marroquí es una línea roja".

Interpelado el lunes en el Parlamento, el ministro del Trabajo, Mohamed Yatim, prometió implementar un "sistema de acompañamiento" para "facilitar la integración" de las trabajadoras y "garantizar su protección".

"Existe explotación y a veces esclavitud moderna, es una vergüenza", afirmó el diputado del partido de izquierda radical español Podemos, Diego Cañamero, él mismo agricultor andaluz.

Cañamero aseguró que en los contratos firmados en Marruecos "pone 40 euros, pero están pagando 36 euros al día, y el contrato es de seis horas y media diarias con un día de descanso a la semana, pero no se les pagan las horas extras y no cumplen los descansos". AFP

ST

Categoria: