Tras el caos y la violencia, comienza el escrutinio de votos en Afganistán

Tras el caos y la violencia, comienza el escrutinio de votos en Afganistán

Afganistán comenzó el escrutinio de los votos tras finalizar el sábado una jornada de elecciones legislativas marcada por la violencia que dejó 36 muertos, y el caos en la gestión que impidió a muchos electores expresarse.

Sin embargo, la votación no ha finalizado aún, 371 colegios electorales no pudieron abrir por disfunciones (listas de votantes incorrectas, falta de asesores, terminales biométricas defectuosas) y lo harán el domingo, que fue declarado día feriado.

La votación en la provincia de Kandahar (sur), por su parte, se postergó hasta el próximo sábado después de que un ataque de los talibanes diezmara a la mayoría del personal de seguridad provincial.

La composición del nuevo Parlamento se conocerá el 10 de noviembre.

El viceministro del Interior, Akhtar Mohammad Ibrahimi, señaló en una conferencia de prensa que murieron 36 personas, de las cuales 27 eran civiles, y se registraron en 193 incidentes en todo el país.

También unos 100 civiles resultaron heridos en ataques armados en cinco colegios electorales, y hubo más de 70 ataques con cohetes y un número todavía desconocido de explosiones de artefactos caseros.

Al final de la jornada, se produjo un atentado suicida en Kabul en el que murieron por lo menos 15 personas.

No obstante, Ibrahimi señaló con satisfacción que, según investigaciones, se produjeron un "50% menos de ataques que en las elecciones presidenciales de 2014", en las cuales "se registraron más de 400 incidentes" de violencia.

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid, quien por la mañana nuevamente había instado a los ciudadanos a "abstenerse de participar en este proceso teatral para proteger sus propias vidas", dijo que efectuaron "407 ataques" y, según él, hicieron "fracasar la elección".

Durante la campaña para estas elecciones centenares de personas murieron o resultaron heridas en actos violentos relacionados con los comicios. Y al menos 10 candidatos de los 2.500 fueron asesinados.

- Disfunciones -

Según la Comisión Electoral Independiente (CEI), que organiza la consulta, de los 8,9 millones de votantes registrados, la participación al mediodía local se estimaba en 1,5 millones de personas en 27 de las 32 provincias donde se organizaron las elecciones.

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (MANUA) señaló "animada por la gran cantidad de afganos que acudieron para hacer oír su voz", recordando que éstas son "las primeras elecciones organizadas completament por las autoridades afganas desde 2001".

A pesar de esta satisfacción, varios problemas empañaron la votación.

El presidente afgano, Ashraf Ghani votó a primera hora en una escuela de la capital, Kabul, desde donde animó a sus compatriotas "a salir y votar".

Los electores hicieron largas colas ante los colegios electorales, pero en gran medida a causa de problemas como la falta de listas electorales o el mal funcionamiento de los terminales de reconocimiento biométrico, utilizados por primera vez.

El jefe del Ejecutivo afgano Abdullah Abdullah tuvo que esperar 45 minutos antes de poder votar.

"Éramos casi 500 personas frente a la puerta esperando casi dos horas para poder votar. El centro abrió tarde, luego no encontraban nuestros nombres, y votar con estas máquinas toma de 15 a 20 minutos por cada persona", explicó a la AFP Haroon Majidi, un votante de Kabul.

"Voté en la mayoría de las elecciones anteriores, pero ninguna fue tan caótica como ésta", tuiteó Tabish Forugh, un elector también en Kabul.

"La gente se va a casa porque no pudo votar", señaló en la capital Jumakhan Rahyab.

- Excusas -

La CEI presentó disculpas y amplió la apertura de los colegios electorales el sábado en la noche, e incluso hasta el domingo en algunos casos.

Los electores se quejaban sobre todo del riesgo de permanecer mucho tiempo en las colas debido a las amenazas terroristas.

"He venido a votar arriesgando mi vida. Estoy preocupado", señaló Asadulá, de 22 años, delante de un centro de voto en Mazar-i-Sharif (norte).

"Pero tenemos que desafiar a los talibanes (...) porque es un día histórico", añadió.

Unos 5.000 centros de votación tenían que habilitarse en la parte del país controlada por el gobierno. Por razones de seguridad, unos 2.000 ubicados en zonas ocupadas por los talibanes no se habilitaron.

Más de 2.500 candidatos están en liza por los 249 escaños en la cámara baja del Parlamento. La mayoría de ellos ya fueron electos, se trata de descendientes de caudillos locales, hombres de negocios o miembros de la sociedad civil.

La consulta también fue considerada como una prueba crucial para las presidenciales del próximo año, y un paso importante antes de una reunión de la ONU en noviembre en Ginebra, en que Afganistán deberá demostrar progresos en su proceso democrático.AFP

IR

Categoria: