Skip to main content
Un 1° de Mayo comenzó la caída de la dictadura

Un 1° de Mayo comenzó la caída de la dictadura

Hace 60 años -parece que fue ayer- en Venezuela existía censura en los medios de comunicación. Los líderes políticos de oposición estaban presos o en el exilio y se había cometido fraude en unas elecciones que favorecieron al gobierno. ¿Cuáles serán los “anuncios históricos” ofrecidos para hoy por Maduro?

El Día Internacional del Trabajador fue instituido en 1889 durante un Congreso de Sindicatos Europeos Celebrado en Paris. El propósito era rendir homenaje a un grupo de obreros que perdieron la vida tres años antes en Chicago, por exigir mejoras laborales.

En Venezuela se celebra por primera vez en Maracaibo en 1936, cinco meses después de la muerte de Juan Vicente Gómez. Gobernaba el general Eleazar López Contreras, quien dispuso, por decreto del 18 de abril de 1938, que en nuestro patio el Dia del Trabajador sería el 24 de junio, para que coincidiera con el natalicio de Simón Bolívar.

López Contreras era presidente provisional y designan al general Isaías Medina Angarita para el período 1941-1945.
El país vive una efervescencia política sindical como nunca antes. Se comienza a hablar de sindicalismo y de partido políticos. Anuncian elecciones para una Constituyente que redactaría una Constitución y para nuevo presidente de la República. En ese ambiente, el Comité de Unidad Sindical solicita al general Medina Angarita, “en nombre de los trabajadores organizados del Distrito Federal y el Estado Miranda” que instituya el 1° de Mayo como Día del Trabajador en Venezuela. La petición fue atendida y el 30 de abril de 1945 fue firmado el decreto 113 que declara el 1° de Mayo Día del Trabajador en Venezuela como en el resto de los países pero… ese día de salario era descontado.

Medina Angarita fue derrocado en octubre de 1945 y Rómulo Betancourt, como presidente de la Junta de Gobierno remienda el capote y el 27 de abril de 1946 decreta el 1° de Mayo Día del Trabajador como “feriado y de remuneración obligatoria”, incluyendo a quienes efectúan sus labores en la agricultura y en la cría.

Hay elecciones presidenciales, Betancourt entrega la banda tricolor a su tocayo Rómulo Gallegos, quien no duró ni un año en Miraflores. Sale por un golpe de Estado y comienza la dictadura del general Marcos Evangelista Pérez Jiménez.

Pérez Jiménez llama a elecciones presidenciales en 1952 y gana a punto de fraude. Se acentúa la censura en los medios de comunicación. Jóvito Villalba, quien habría ganado los comicios del 52, es “invitado” a salir del país. Venezuela vivía la paz de los sepulcros.

A mediados de 1956, de nuevo se habla de política en voz baja ya que estaban programas elecciones para 1957. En latinoamérica se presenta un cuadro muy especial: derrocamiento de Juan Domingo Perón en Argentina; asesinato de Anastasio Somoza García en Nicaragua y renuncia de Gustavo Rojas Pinilla en Colombia. En lo interno, una crítica situación económica que fue abordada por la Iglesia Católica.

La pastoral que molestó a Pérez Jiménez

El 1° de Mayo de 1957 pasa a la historia de Venezuela por la pastoral del Arzobispo de Caracas, Rafael Arias Blanco, que ese día fue leída en todas las iglesias católicas del país.
El documento critica la situación laboral del momento:

“Nadie puede afirmar que la riqueza venezolana se distribuye de manera que llegue a todos los venezolanos, ya que una inmensa masa de nuestro pueblo está viviendo en condiciones que no se puede calificar de humanas. El desempleo que hunde a muchísimos venezolanos en el desaliento y que a algunos empuja hasta la desesperación; los salarios bajísimos con que una gran parte de nuestros obreros tienen que conformarse, mientras los capitales invertidos en la industria y el comercio que hacen fructificar esos trabajadores, aumentan a veces en forma inusitada”.

La pastoral finaliza exhortando “a nuestros trabajadores a que se reúnan en sindicatos escogidos por ellos… y llegados a la mayoría de edad tiene que luchar, para cumplir la misión que Dios le ha confiado”.

Ese mensaje, repetido en todas las iglesias católicas de Venezuela, provocó la furia del gobierno. El Arzobispo fue citado al Ministerio del Interior y su titular, Laureno Vallenilla Planchart, lo recriminó y le recordó las “excelentes relaciones del clero con el Gobierno, así como su deber de mantener una posición no política”. Palabras parecidas a las que dijeron a Monseñor Jorge Urosa Savino el pasado miércoles 12 de abril cuando pidió que cesara la represión contra los sectores que reclaman derechos constitucionales.

El periódico La Religión, se convirtió en vocero de la oposición y su director, Monseñor Jesús Hernández Chapellín, fue detenido junto a otros sacerdotes.

Nueve meses después de la Pastoral que tanto enfureció a Pérez Jiménez, comenzó la caída de su régimen. Fue un parto que se concretó el 23 de Enero de 1958.

La incertidumbre de hoy.

Este 1° de Mayo está lleno de incertidumbre. Ya el presidente Maduro anunció un aumento de sueldo que pocos trabajadores querían escuchar. Venezuela es, quizás, es el único país donde los trabajadores tiemblan cuando decretan aumento de sueldo. Es sinónimo de despidos, cierre de pequeñas empresas y reducción de personal.

Abril ha sido un mes de protestas con más de 26 muertos, varias centenas de detenidos y una represión brutal. En medio de este panorama, el ministro del Trabajo, Francisco Torrealba, anuncia una movilización oficialista que no será por mejoras laborales sino una demostración del “orgullo (…) de tener a un presidente sindicalista”.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Federación Nacional de Trabajadores del Sector Salud (Fetrasalud), Pablo Zambrano, lamentó que este 1° de Mayo los trabajadores venezolanos no tengan nada que celebrar porque, a su juicio, el Ejecutivo ha “destruido” la producción nacional y el sueldo de los ciudadanos.

Zambrano hizo un llamado a tomar las calles “para recuperar la democracia de país” y reclamar “que el gobierno se concientice y llame de una vez por todas a elecciones generales para buscar salidas a la crisis que ha causado”.
Es un 1° de Mayo sin consignas laborales. Por un lado demostración de “orgullo” y por el otro, “petición de elecciones”.
El presidente Maduro dijo que este 1° de Mayo hará “anuncios históricos”. ¿Qué cree usted que anunciará?

Enrique Rondón Nieto/Foto: Archivo