Skip to main content
Un enjambre de abejas mató a 63 pingüinos en Sudáfrica. Foto: Pixabay

Un enjambre de abejas mató a 63 pingüinos en Sudáfrica

Una enjambre de abejas atacó una colonia de pingüinos en las cercanías de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica y mató a 63 de estas aves, que en dicha zona del mundo se encuentran en peligro de extinción.

El ataque no resultó evidente hasta que los científicos practicaron la autopsia a los pingüinos muertos. Ahí hallaron las pequeñas picaduras de abejas en los ojos de los cadáveres.

Según Contexto Tucumán, los cadáveres de las aves se encontraron esparcidos por una playa en Sudáfrica. Los científicos estaban desconcertados por lo que causó la masacre. Primero pensaron en un envenenamiento, pero a continuación encontraron pequeñas picaduras de abeja alrededor de los ojos de los pingüinos durante las autopsias.

La masacre sorprendió a los conservacionistas: las abejas normalmente no atacan a las aves. Creen que uno de los pingüinos pudo haber desencadenado la carnicería al perturbar una colonia de abejas melíferas en Boulders Beach, cerca de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. La primera picadura habría liberado una feromona de alarma que atraería a otros a unirse al ataque.

Las muertes masivas son un golpe para los conservacionistas que luchan por preservar a los pingüinos africanos. MV (Foto: Pixabay)