Armas de fuego contra manifestaciones alerta a Amnistía Internacional

La represión del gobierno de Venezuela contra los manifestantes da un nuevo paso. En una resolución, el Estado legaliza el uso de armas de fuego por parte del ejército para el control de toda manifestación o reunión pacífica. La decisión, firmada por el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, llega justamente un año después de las protestas estudiantiles que dejaron un trágico saldo de 43 muertos y cerca de 800 heridos. La comunidad internacional ha encendido las alarmas ante esta noticia y el riesgo que acarrea para la preservación de los Derechos Humanos.

Amnistía Internacional ha declarado, desde Londres y en exclusiva para Informe21, que insta a las autoridades venezolanas a garantizar que todos los miembros de las fuerzas de seguridad que formen parte del control de las manifestaciones hayan recibido la formación adecuada según las normas internacionales. “Queremos aprovechar esta oportunidad para recordar a las autoridades venezolanas que tienen la obligación de permitir y respetar el derecho a la reunión pacífica”, asegura Nuria García, investigadora de Venezuela para Amnistía Internacional.

García también ha recordado que, durante el primer trimestre del año pasado, las protestas dejaron unas preocupantes cifras de muertos y heridos, por el “uso excesivo de la fuerza, la tortura, malos tratos y detenciones arbitrarias” por parte de los funcionarios de las fuerzas de seguridad del gobierno de Venezuela. En este sentido, Amnistía Internacional ha tomado una postura firme: “estas graves violaciones de los Derechos Humanos no deben repetirse”.

@JosePuglisi para Informe21

Categoria: